A lo largo de toda nuestra historia, el ser humano se ha consolidado como un gran creador y planeador de proyectos. Hemos dado lugar a miles de ideas inscritas en toda clase de ámbitos. Pero, todos nuestros mayores proyectos han requerido de personas y procesos destinados a la buena gestión de los mismos.

Si se logra que esta sea eficiente, no solo se cumplen plazos y presupuestos, sino que se crea un ambiente activo y positivo para todo el equipo. Aunque este ha sido desde siempre un proceso básico, ha habido cambios importantes en la disciplina. Estos cambios han afectado las herramientas, actitudes y enfoques. En este artículo te lo contamos todo al respecto.

Cambios en la gestión de proyectos: Del pasado a la actualidad

gestión de proyectos

1. Cambios en los responsables de la gestión de proyectos

Como sucede en cualquier empresa o compañía, muchas de las funciones eran, en un principio, responsabilidad de los miembros o empleados de esta. Esto sucedía con todas las actividades y proyectos que conlleva la gestión de proyectos. De esta forma, el proceso era parte del funcionamiento interno y requería disponibilidad de tiempo de todos los empleados. Lo anterior podía afectar el tiempo y esfuerzo dedicado a otras tareas que también eran prioritarias.

En la actualidad, la gestión de proyectos se ha convertido en un cargo distintivo. Esto significa que es un proceso que cada vez tiene más reconocimiento, por lo que las empresas no han dudado en contratar personal experto en el tema, liberando al equipo interno y aumentando la eficiencia empresarial.

2. Ya la regla no es solo ejecutar

Ahora bien, se podría pensar que el gestor de proyectos es el que únicamente ejecuta, es decir, el que recibe una idea de proyecto y solo se encarga de que cada acción tome su curso. Aunque ahora pareciera una idea un tanto descabellada, la verdad es que en el pasado era así. El gestor solo se aseguraba de que el paso a paso se cumpliera, el presupuesto fuera el adecuado y se respetaran los límites de tiempo.

Hoy en día, esto ha cambiado y para bien. Los gestores de proyectos especializados no solo entienden un proyecto en particular, sino que además comprenden las dinámicas de las organizaciones. Esto hace que los proyectos se ejecuten adecuadamente, dependiendo de las necesidades primordiales de la compañía. Se establece una justificación empresarial sobre la que se entregan resultados.

3. El paso de la actividad de administrar a la habilidad de gestionar

Otro de los cambios radicales en la gestión de proyectos ha sido el convertirse en un arte. En un principio, la gestión de proyectos se concentraba en administrar programas y presupuestos, además de supervisar el trabajo diario. Y aunque estas tareas siguen siendo prioritarias, en la actualidad la gestión también se enfoca en el liderazgo, la flexibilidad y el refuerzo de habilidades interpersonales.

4. Mayor agilidad en el proceso, ¡un gran beneficio!

En los primeros estadios de la gestión de proyectos los procesos tendrían a ser completamente secuenciales y organizados. Lo anterior significaba procesos en cascada, enfocados en definir cada etapa del proyecto, los productos y los plazos de entrega. Pero en la actualidad, son los procesos iterativos los que ganan popularidad. Ellos se adaptan a las necesidades del cliente. De esta manera, además de ser más ágiles, son de mayor calidad y eficiencia.

5. Las herramientas también han cambiado

gestión de proyectos

Como en un principio, la gestión de proyectos se confundía en las demás tareas internas de la empresa, las grandes compañías que podían implementarla utilizaban herramientas on-site. Dichas herramientas eran bastante especializadas y complicadas de utilizar para aquel que no fuera experto en el campo. Por esta razón se debía contratar personal dedicado a su uso. 

En el día a día, eso ya no es un problema. Las compañías pueden acceder a miles de herramientas en la nube. La mayoría de ellas muy fáciles de usar, eficientes y supremamente ágiles. Lo mejor de todo es que no son herramientas tan costosas, pero si cuentan con muchas funciones y beneficios.

6. El mundo al alcance de tu mano

Cuando se trataba de gestión de proyectos y las actividades relacionadas con ella, los equipos de trabajo debían acceder a sus herramientas desde la oficina central. Además, claro, debían ser empleados locales que pudieran trabajar horas estándar. En la actualidad, la distancia ya no es un limitante. Las empresas abren sus puertas a personas capacitadas y expertas de cualquier lugar del mundo. De esta manera, no solo se aporta experticia, sino innovación.

7. De las reuniones a las actualizaciones

Antes de que la digitalización y la innovación tecnológica arrasara con tanta fuerza, los equipos de gestión debían asistir a reuniones periódicas para informar e informarse sobre los avances del trabajo. Además, se comentaban los cambios por hacer y las necesidades que se debía responder en adelante.

Con la tecnología la periodicidad se convirtió en instantaneidad. Los equipos reciben notificaciones en tiempo real sobre los cambios en el proyecto; además, cuentan con las herramientas necesarias para colaborar y comunicarse sin la necesidad de programar tantas reuniones.

8. De la soledad a la organización

Como se mencionó anteriormente, al principio las empresas contrataban unos pocos gestores de proyectos que, internamente, supervisaban y hacían seguimiento al proyecto. Pero así como el mundo ha cambiado, la gestión de proyectos y las empresas también. Hoy se crean oficinas de gestión de proyectos que garantizan el éxito y ofrecen organización y calidad.

9. Éxito = Rapidez y precios bajos

La definición de éxito se ha modificado con los años. Se consideró por mucho tiempo que el éxito era sinónimo de entregar resultados a final de mes. El éxito era finalizar con un producto en condiciones para el cliente. Pero hoy, el éxito implica, además, que las empresas se acoplen a procesos de producción ajustada, con tiempos de entrega más cortos y, además, con mejores precios.

10. Práctica vs experiencia certificada

Como antes, la gestión de proyectos no eran tan considerada dentro de las compañías, no habían muchos estudios especializados en ello. Debido a esto, las empresas contrataban personas conocedoras del tema gracias a la práctica constante en el campo. Gracias al aumento de su importancia, hoy este campo se puede elegir profesionalmente, por lo que los interesados recibirán las certificaciones correspondientes. Estos profesionales se convierten en gestores de proyectos vocacionales.

Gestión de proyectos en el pasado y en la actualidad
Infografía ofrecida por Wrike – Herramientas De Gestión De Proyectos

Sin duda alguna, la gestión de proyectos es un campo que crece a pasos agigantados, lleno de cambios y mejoras que cada vez lo hacen más fascinante. Antes de despedirte, te invitamos a que nos cuentes qué otro cambio consideras importante entre la gestión de proyectos pasada y la actual. ¡Estamos ansiosos por leerte!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here