En un mundo cada vez más consciente de sus comportamientos de consumo y el impacto en el medioambiente, el autoconsumo fotovoltaico se presenta como una opción cómoda y ecológica para el autoabastecimiento eléctrico.

Gracias al desarrollo de estas tecnologías, que han ayudado a bajar de los precios, ahora los hogares y las empresas pueden pensar en instalar paneles solares para el autoconsumo. Sin embargo, son varios los aspectos que se deben tener en cuenta para implementarlo. Desde qué es el autoconsumo fotovoltaico hasta su regulación, en Futuro Eléctrico te explicamos lo que debes saber.

¿Qué es el autoconsumo fotovoltaico?

Autoconsumo fotovoltaico qué es

El autoconsumo fotovoltaico hace referencia a la capacidad de producir energía para el consumo personal de una familia u empresa. De esta manera, la persona o grupo de personas se autoabastecen de electricidad sin depender de fuentes externas. Asimismo, al hablar de consumo fotovoltaico se hace referencia a la energía que se genera mediante placas solares.

Otra definición del autoconsumo fotovoltaico plantea que es un sistema de generación eléctrica por medio del Sol para el ahorro energético. Este último elemento es vital, porque gracias al autoconsumo se producen ahorros económicos y se contribuye a frenar el cambio climático. Este sistema es cada vez más común porque refuerza el camino hacia las energías renovables. Esta práctica la pueden llevar a cabo individuos, familias, empresas, centros públicos y más. Sin embargo, la electricidad producida solo la pueden usar ellos mismos.

Cabe resaltar que el autoconsumo fotovoltaico no implica que la vivienda o empresa deba desconectarse de la red eléctrica tradicional. En cambio, podrá obtener la electricidad de su sistema de autoabastecimiento, o de la red eléctrica, según sea necesario.

¿Cómo funciona el autoconsumo fotovoltaico?

Autoconsumo fotovoltaico funciona

El autoconsumo fotovoltaico puede parecer complejo de implementar y entender. Sin embargo, una vez se conocen sus componentes, es realmente sencillo. En una instalación de autoconsumo solar hay tres elementos clave. En primer lugar, los paneles fotovoltaicos, que convierten la energía solar en electricidad. Este elemento también es conocido como el sistema de generación.

En segundo lugar, se encuentran el sistema de regulación y conversión. Allí se incluyen elementos como los inversores solares y reguladores de carga, que transforman la corriente continua de los paneles en corriente alterna para que funcione en el sistema. En tercer lugar, tenemos los elementos auxiliares. Estos son todos los cables, elementos protectores y dispositivos de medición que garantizan el óptimo funcionamiento del sistema.

Finalmente, tenemos las baterías. Este puede ser entendido como un componente opcional; pues en el caso de querer una instalación de autoconsumo funcionando con red, no se necesitarían baterías. Estas almacenan la corriente sobrante para poder usarla cuando no haya Sol.

Los sistemas fotovoltaicos se basan en el efecto fotoeléctrico que generan energía por medio de luz solar. Por medio de este, los fotones impactan en el panel fotovoltaico; así, aumentan la energía de los electrones y los liberan de su estructura cristalina, pasando a formar cargas libres.

Este sistema puede generar tres situaciones. La primera es que la potencia generada por la instalación supere a la consumida. Bajo este escenario, si no hay baterías, el excedente se inyecta a la red para ser consumido por otro usuario. En la segunda, la potencia es menor a la consumida; por lo que la energía faltante debe obtenerse de la red. Finalmente, puede darse que la potencia generada sea igual a la consumida, aunque es poco probable.

Tipos de instalación fotovoltaica para autoconsumo

Autoconsumo fotovoltaico tipos

Instalaciones según usuario

Existen diferentes tipos de autoconsumo que varían según el uso que se le den. Estas instalaciones cambian según los usuarios, el tamaño y la cantidad de espacios a alimentar.

Autoconsumo residencial

Son las instalaciones de energía solar diseñadas para alimentar una única vivienda. Estas instalaciones pueden estar conectadas a la red o estar aisladas (se explica más adelante).

Asimismo, el autoconsumo residencial suele instalar los paneles solares en el techo de la vivienda. Gracias a la generación propia de energía, los usuarios pueden ahorrarse importantes costos en su factura de energía. Existen distintas empresas en España que se especializan en estas instalaciones.

Te puede interesarTejas solares | El futuro de la energía solar fotovoltaica en los tejados

Autoconsumo compartido

Este tipo de consumo se genera cuando varias viviendas o una comunidad están conectadas a la misma instalación. El potencial del autoconsumo compartido es muy grande, teniendo en cuenta que más del 65 % de los españoles habitan en edificios.

En este caso, las comunidades de propietarios se organizan para instalar placas solares en la cubierta de los edificios. Este es un tipo de instalación poco común, debido a las complicaciones que genera medir el consumo de cada vivienda. Por lo tanto, sus prestaciones suelen aplicarse para zonas comunes como iluminación de pasillos y garajes, ascensores o motores para piscina.

Autoconsumo industrial

Es una opción que cada vez llama más la atención de las empresas. El funcionamiento de las compañías no varía, pero pueden abastecerse de manera sostenible. Apostar por el autoconsumo les genera a las empresas beneficios sociales y económicos, como un impacto ecológico positivo y ahorros en sus facturas. Se estima que los ahorros en facturas pueden ser superiores al 50 %.

La diferencia con las opciones anteriores radica en su tamaño, que suele ser muy superior a las residenciales; al igual que su consumo energético. Adicionalmente, no se generan patrones de consumo, sino que la energía es utilizada tanto de día como de noche. El autoconsumo industrial genera beneficios como aumento de la competitividad, al reducir los costos de producción; reducción de emisiones de CO2; y diferenciación empresarial.

Instalaciones según la conexión a la red

Existen dos modalidades de autoconsumo fotovoltaico. Estas dos varían según el destino de la energía excedente. Es decir, la energía que no alcanza a ser usada por el dueño de la instalación.

Autoconsumo con excedentes en la red

Se componen de placas solares, reguladores de cargas, baterías e inversores fotovoltaicos. Además, están conectados al interior de una red de consumo. De esta forma, son instalaciones que permiten verter la energía excedente en la red eléctrica principal. En estas instalaciones, no es necesario el almacenamiento energético y en caso de escasez energética, se recurrirá a la red eléctrica.

Los usuarios tienen dos opciones de acuerdo con el sistema: el primero, vender la energía vertida a la red; el segundo, compensar y balancear el consumo. En este último caso, se hablaría de balancear el consumo excedente que se tiene con la energía que se vuelva a la red.

Autoconsumo sin excedentes a la red (aislado)

Sus componentes son los mismos que en el tipo anterior, pero se le añade baterías para el almacenamiento. Este tipo de instalación busca garantizar el abastecimiento energético las 24 horas del día. Tiene un sistema antivertido, o de inyección cero, que impide que la energía sobrante vaya a la red eléctrica.

En ciudades y espacios urbanos, este sistema despierta muchas dudas entre los profesionales del sector. No obstante, en zonas rurales, donde es difícil acceder a la red eléctrica, es una solución ideal.

Recomendado: Fotovoltaica flotante | Qué es y por qué supone el futuro de las plantas solares

Usos del autoconsumo fotovoltaico

Autoconsumo fotovoltaico usos

A una instalación fotovoltaica propia se le pueden dar distintos usos. El principal, y más común, es el consumo energético de la vivienda u empresa. No obstante, según el sitio donde este autoconsumo tenga lugar, son varias las aplicaciones que se pueden lograr.

En una vivienda, para empezar, la energía producida por una instalación propia se puede utilizar para la recarga de vehículos eléctricos. Con una instalación de placas solares, puedes producir energía suficiente para recargar el auto o moto eléctrica sin altos costos en la factura. Además, se pueden conectar los paneles solares a bombas de agua que funcionen con corriente alterna, de manera que genere la energía para el riego.

Dentro de las industrias, son cada vez más los sectores que han decidido apostar por el autoconsumo fotovoltaico. Por ejemplo, en la movilidad se pueden generar ahorros en los importes de las facturas. En el sector agrícola, es una solución para las poblaciones alejadas de la red eléctrica tradicional.

Con sistemas de autoabastecimiento solar, en el sector agrícola se puede generar una mayor competitividad. Sistemas de riego impulsados por sistemas de bombeo solar, producción eléctrica para inmuebles relacionados (graneros, cortijos y almacenes), energía para máquinas de ordeño, y más. En general, el autoconsumo fotovoltaico puede generar ahorro que favorezca a pequeños y medianos ganaderos. 

Adicionalmente, sus beneficios son aprovechados por otras industrias como la radio, televisión, la telefonía y la señalización urbana. El uso de esta tecnología les permite mayor autonomía, grandes ahorros y, además, una diferenciación frente a la competencia.

No se puede dejar de mencionar que el autoconsumo fotovoltaico inició en pequeños dispositivos que están al alcance de todos. Entre ellos se encuentran calculadoras, lámparas solares, parquímetros, señales de tráfico y más.

Ventajas del autoconsumo solar

Autoconsumo fotovoltaico usos

  • Ahorro económico: Con la instalación de placas solares, se generan importantes ahorros en las facturas de luz. Incluso podrían eliminar las facturas. Adicionalmente, si es una conexión con excedentes a la red, la inversión retornará en algunos años.
  • Independencia energética: Al contar con sus estaciones de autoabastecimiento, el usuario deja de depender de los proveedores de electricidad convencionales.
  • Disminución de la contaminación: Al utilizar una fuente de energía renovable, se disminuye las emisiones de CO2 en la atmósfera.
  • Financiación: Los paneles solares pueden resultar muy costosos para algunas familias. Sin embargo, existen distintas maneras de acceder a ellos. Además de comprarlos, es posible alquilarlos durante un período. Además, algunas empresas especializadas tienen alianzas con bancos para ofrecer la mejor financiación para los clientes que quieran comprar la instalación.
  • Facilidad de instalación: Son muchos los lugares donde se pueden instalar los kits solares. Los techos son una excelente opción para espacios más pequeños.

¿Qué se debe tener en cuenta para tener una instalación fotovoltaica para autoconsumo?

Autoconsumo fotovoltaico tener en cuenta

Para comenzar, es importante saber que no solo se pueden comprar las instalaciones. Aunque es la opción preferida por la mayoría, existen muchas compañías que ofrecen la posibilidad de rentar las placas solares para el autoabastecimiento. Esta es una opción más económica que la compra directa y no requiere de inversión inicial. Asimismo, garantiza el mantenimiento del sistema.

También se debe tener en cuenta cuánto produce la instalación. Según la Mesa para el Autoconsumo de Andalucía, con una cubierta de 10 metros cuadrados, se podrá disponer de 2 400 kilovatios hora al año. Según el estudio, esto equivale al 60 % del consumo promedio de un hogar en Andalucía.

Es esencial tener en cuenta la disposición, distanciamiento y ubicación de los paneles solares para aprovechar las horas de luz y generar una producción de electricidad óptima. De la misma manera, se deben conocer las políticas de las empresas de energías locales frente a los excedentes de electricidad. Algunas empresas aceptan la venta de energía o la compensación de los excedentes.

El ahorro en la energía que supone el autoconsumo fotovoltaico es cerca del 70 % de la factura de la luz. El aprovechamiento energético ronda el 50 %. Con una instalación propia, se puede tener un funcionamiento óptimo por cerca de 35 años.

Finalmente, se debe conocer bien la legislación local. Algunos países cobran el «impuesto al sol»; otros ofrecen subvenciones para la transición ecológica. Estar bien informado es importante para poder acceder a todos los beneficios que implica una transición a energías renovables.

Normativas

Autoconsumo fotovoltaico nomativa

Como todos los procesos legales, para la instalación de un sistema de autoconsumo se deben completar una serie de trámites y permisos. Estos se deben llevar a cabo ante el Gobierno y también con la compañía eléctrica.

Los Gobiernos de todo el mundo han aprobado medidas que contribuyan a facilitar los trámites relacionados con el autoconsumo. Asimismo, algunos han empezado a ofrecer incentivos económicos a los usuarios. En Reino Unido y Alemania se paga a los autoconsumidores por cada kilovatio-hora que vierten a la red. En Portugal y Australia se permite un balance neto; mientras que en Italia o Chile, descuentan de la factura una cantidad de dinero según los kilovatio-hora aportados a la red.

En México, por otra parte, permite la comercialización de energía eléctrica con algunos esquemas para impulsar el autoconsumo. Entre ellos, esquemas de contraprestación de balance net, facturación neta y venta total.

En Estados Unidos existe el Federal Solar Tax Credit. Este es un incentivo gubernamental que permite deducir un 26 % del costo de la instalación fotovoltaica para autoconsumidores. Asimismo, más de 40 estados aplican distintas variaciones de las políticas de balance neto.

Normativa en España

En España se realizó recientemente la derogación del «impuesto al sol», que implicaba un pago para la energía que un hogar producía y consumía. Gracias a esto, se ha impulsado el autoconsumo fotovoltaico en el país.

Las instalaciones fotovoltaicas están reguladas por el Real Decreto 900/2015 y el Real Decreto 244/2019. Sin embargo, las diseñadas para autoconsumo aislados quedan fuera de la aplicación de este decreto. Las instalaciones desconectadas de la red mediante interruptores no son consideradas aisladas.

El Real Decreto 244/2019 impulsó el autoconsumo colectivo, la simplificación de trámites y la puesta en marcha simplificada de los excedentes. Para la implementación de un sistema de autoabastecimiento solar se deben cumplir los siguientes pasos:

  1. Análisis de viabilidad
  2. Memoria técnica para instalaciones menores de 10 kW.
  3. Licencia de obra y autorización municipal.
  4. Ejecución de la instalación.
  5. Acta de puesta en servicio.
  6. Solicitud de nueva conexión eléctrica a la empresa distribuidora.
  7. Registro administrativo.

El futuro del autoconsumo fotovoltaico

Actualmente, estamos viviendo en una época de transición ecológica, en la que la apuesta por las energías renovables tiene un papel fundamental. La Unión Europea estableció una serie de cuotas a cumplir para el año 2030 para combatir el cambio climático. En esta, se estipula que las energías renovables deben cumplir una cuota del 32 %.

Bajo este contexto, el impulso a sistemas de autoconsumo, en los que la energía solar destaca como la mejor opción, es una necesidad urgente. Gracias a una flexibilización en las normas y los avances tecnológicos que abaratan los costos, es también una posibilidad para los hogares y empresas.

Sin embargo, para conseguir una penetración del autoconsumo fotovoltaico hay algunos obstáculos que todavía se deben superar. Para comenzar, la creación de más empresas de estas tecnologías que le apunten al segmento residencial. Adicionalmente, bajar los precios de instalación y conseguir «tarifas planas» Asimismo, se debe fortalecer el control oficial para garantizar el correcto funcionamiento de las instalaciones pequeñas.

De cara al consumo industrial, son tantas sus ventajas que cabe esperar que las empresas empiecen cada vez más a realizar inversiones en este campo. Probablemente con una mayor difusión de este sistema, las empresas comenzarán a invertir más. Tal es el caso de cadenas de supermercados y centros comerciales que ya están analizando sistemas de apoyo fotovoltaico.

Palabras finales

El autoconsumo fotovoltaico reúne lo mejor de las energías renovables: un consumo consciente de energía, reducción de las emisiones de CO2 y autonomía energética. Con las normativas cada vez más flexibles y amigables, se espera que en la próxima década esta tecnología gane gran popularidad en los hogares y empresas. De esta forma, todos los que implementen esta tecnología podrán aportar para el cuidado del planeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here