La tecnología cuántica comienza a abarcar cada vez más espacios en los mercados. Ahora ha llegado al sector automotriz de la mano de BMW. El fabricante busca con ella mejorar su sistema de producción y suministros. Con más de un siglo de trayectoria, la icónica marca busca con esta incursión ahorrar costos y ganar efectividad.

Para lograrlo, BMW ha iniciado una fase de pruebas de la red de computación cuántica de Honeywell. En específico, utiliza sus máquinas H0 y la nueva H1. Esta última ofrece 10 cúbits conectados con un periodo de coherencia de segundos. Con ellas, pretende optimizar la toma de decisiones. Es decir, saber qué componentes deben comprarse, qué proveedores y en qué momento para garantizar el menor costo.

Los ordenadores cuánticos se encargan de reunir la enorme variedad de opciones y seleccionar los proveedores. Esto adquiere más importancia teniendo en cuenta que existe múltiples y variados proveedores de componentes automovilísticos. La tarea de realizar el seguimiento de la disponibilidad y precio de los componentes es, por lo tanto, muy complicada.

Por ello, BMW busca que, con este enfoque cuántico, se genere una experiencia más ágil y automatizada. Julios Marcea, jefe de TI de BMW Group declaró:

Estamos entusiasmados de investigar el potencial transformador de la computación cuántica en la industria automotriz y estamos comprometidos a extender los límites del desempeño de la ingeniería.

Te podría interesar: Qué es el internet cuántico y cómo revolucionará las futuras comunicaciones

Los planes de BMW y Honeywell

1-BMW-computación-cuántica

Los autos de BMW tienen un altísimo número de componentes electrónicos. Por ello, recurrir a los mejores proveedores puede significar no solo un ahorro económico, sino también de tiempo. De esta forma, ayudará a acelerar la fabricación de los productos.

La primera valoración de la computación cuántica por parte de BMW tuvo lugar en 2018. Así, identificaron en qué aspectos podría ayudarlos: mejorar las reacciones químicas de las baterías de vehículos eléctricos; descubrir los mejores lugares para instalar estaciones de carga; además, analizar los requisitos de diseño y fabricación, que incluyen desde costos y seguridad hasta la aerodinámica.

Por el momento, BMW comparará datos a pequeña escala entre el sistema de Honeywell y equipos tradicionales. No obstante, la empresa declaró que espera que en unos años estos equipos resuelvan problemas que ningún ordenador clásico pueda.

Esta serie de pruebas de BMW con la computación cuántica representa uno de sus primeros usos en el mundo real. De esta forma, se convierte en un hito que inicia la marca alemana. Los problemas de optimización es una de las áreas en las que se espera que las computadoras cuánticas superen a las ordinarias.

«Estamos pasando rápidamente de la evaluación comparativa y la doble verificación de los datos generados en sistemas y algoritmos cuánticos a poder abordar problemas del mundo real a nivel empresarial, como las cadenas de suministro globales», declaró Tony Uttley, presidente de Honeywell Quantum Solutions.

En este camino, la compañía también contará con el apoyo de Entropica Labs, startup de Singapur dedicada al desarrollo de software cuánticos. La empresa tendrá la misión de investigar cómo reducir el riesgo y aprovechar la inmensa capacidad de computación de este ordenador.

Artículos relacionados: 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here