Durante el esperado Battery Day, Elon Musk, CEO de Tesla, dio a conocer un nuevo tipo de batería para autos eléctricos que resolvería uno de sus mayores problemas: su elevado costo. Estas baterías permitirían incrementar las prestaciones de los coches eléctricos y, al mismo tiempo, reducir su costo.

Durante el evento, Musk detalló los cinco grandes frentes en los que Tesla trabajará al hablar de baterías para coches eléctricos. Para el directivo, estos avances son claves para seguir impulsando la adopción de estos autos por el mercado, ya que siguen sin estar al alcance de todo el mundo. Asimismo, dio a conocer que podrían lanzar en tres años un nuevo modelo de 25 000 dólares. Estas aspiraciones de la mente brillante de Musk nos recuerdan a lo lejos a Henry Ford, el hombre revolucionó el transporte en el siglo XX. ¿Será Musk el Henry Ford de los coches eléctricos?

La celda 4680, más grande y potente

Nuevas baterías de Tesla

Las baterías tienen un impacto importante dentro del precio final de los autos eléctricos. La estrategia de Tesla es abordar dos frentes simultáneamente: por un lado, busca hacer más eficiente el proceso de producción; por el otro, pretende incrementar las prestaciones del vehículo y reducir el precio final.

No tenemos un automóvil asequible. Eso es algo que tendremos en el futuro. Pero tenemos que reducir el coste de las baterías.

Elon Musk

Una de las principales innovaciones de Tesla será eliminar el componente que conecta a las celdas con el dispositivo. Es decir, Tesla planea rediseñar las celdas, incrementando su tamaño y reduciendo la distancia de viaje de los electrones.

Estas celdas se convertirían en parte de la estructura del vehículo, lo que ayudaría a ahorrar masa y reducir el número de partes para ensamblar. Es decir, las celdas harían parte del chasís del carro. Esto reduce su peso en un 10 %, disminuye los costes y aumenta la eficiencia de los autos eléctricos.

Se trata de la batería 4860, que Tesla presentó durante el Battery Day. Será seis veces más potente y cinco veces más densa que las normales. Adicionalmente, brindará un 16 % más de autonomía. Además, se gana un 20 % de entrega de potencia.

Las celdas tienen una altura de 80 mm y un diámetro de 46 mm. También incorporarán silicio, que es uno de los elementos más abundantes de la Tierra. Gracias a las propiedades del silicio, se reducirá la degradación por los ciclos de carga y descarga, y la vida útil de la batería se incrementaría en un 20 %.

Te puede interesar: Evoke 6061 | La moto eléctrica que se recarga en solo 15 minutos

Además, eliminará el uso de cobalto en el cátodo. Este sería reemplazado por níquel, lo que ayuda a seguir reduciendo el costo de las celdas. Por la parte del litio, Tesla espera aumentar reutilización de recursos. Aunque esto no sucederá hasta dentro de 10 años, pronto abrirá una planta piloto para el reciclaje de baterías.

Así, Tesla ha simplificado el diseño de las baterías y reducido la cantidad de piezas para su fabricación y uso. Se espera que se genere una mejora en las conexiones y evitar el calentamiento. Todo esto significaría un ahorro del 56 % frente a las celdas actuales.

No obstante, Tesla indicó que seguirá trabajando con sus aliados: Panasonic en Estados Unidos y CATL en China. Además, los vehículos que están en producción seguirán usando las celdas tradicionales.

Terafactory, fábricas más productivas

1-Baterías-Tesla-3
Tesla

Elon Musk también dio a conocer la intención de no solo diseñar celdas más eficientes, sino conseguir que sus fábricas sean más productivas. La idea de Tesla es conseguir crear una cadena de producción que se mueva de forma integrada y continua. El objetivo es aumentar el ritmo de fabricación para poder satisfacer su propia demanda. Esto repercutiría en una reducción del costo de las baterías.

En un único proceso, Tesla busca integrar la producción de electrodos, el enrollado, montaje y empaquetado. Todo sin ninguna pausa y sin necesitar distintas fábricas. Si esto se logra, los costos de producción se reducirían considerablemente.

Para lograrlo, la compañía está trabajando en construir baterías en seco e introducir procesos con materiales con menor procesado; algo que podría funcionar, pero todavía no a gran escala.

Bajo este concepto de fabricación, se podría lograr una reducción del 75 % en las inversiones por GWh producido. Además, permitiría reducir el tamaño de las terafábricas, hasta 10 veces más pequeñas por GWh. Para 2022, el objetivo de Tesla es alcanzar una producción de 100 GWh anuales.

Una vez más el visionario de Musk nos deja ver sus planes revolucionarios. Tesla espera que la materialización de estos avances les tome entre 12 y 18 meses. Adicionalmente, tomará cerca de tres años lograr un desarrollo completo. Por el momento, la producción de las baterías ya comenzó en una planta piloto y en algunos años comenzará la escalada para producción masiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here