En su exploración de Marte, el rover Curiosity recorrió muchos terrenos y recogió muestras para conocer de qué se compone el planeta rojo. Dentro de las muestras recolectadas, los científicos identificaron una muy especial: lo que parecen ser compuestos orgánicos en la superficie marciana. De hecho, esta muestra podría ser un gran descubrimiento en esta carrera espacial.

Un equipo de investigadores de la NASA analizó las muestras del rover Curiosity y encontró sales que pueden pertenecer a antiguos compuestos orgánicos. Esencialmente, estos son restos que podrían sostener organismos microbianos. Así lo dieron a conocer en una publicación en el Journal of Physical Research:Planets.

Los científicos todavía están en proceso de investigación. De momento, han eliminado los diferentes compuestos que podrían originar las sales. Si su teoría es cierta, este descubrimiento podría sostener la hipótesis de que Marte tuvo vida en algún momento.

«Si determinamos que hay sales orgánicas concentradas en cualquier lugar de Marte, querremos investigar esas regiones más a fondo, e idealmente perforar más profundo debajo de la superficie donde la materia orgánica podría conservarse mejor», dijo James MT Lewis, el geoquímico orgánico que dirigió la investigación.

Una hipótesis difícil de comprobar

1-curiosity-2

Los científicos estiman que si su hipótesis resulta correcta, sería un punto de referencia para estudiar la vida en Marte, en especial, cómo y dónde se produjo. Sin embargo, esta comprobación no es un proceso fácil. Lo cierto es que cuentan con instrumentos limitados para poder identificar el origen de los compuestos de las sales.

En realidad, los científicos disponen de dos instrumentos del rover Curiosity. El primero es el Sample Analysis at Mars, un instrumento que quema las muestras para analizar qué gases emiten a diferentes temperaturas. Este instrumento proveyó evidencia indirecta de sales orgánicas, según la publicación.

Sin embargo, antes de generar cualquier conclusión, las sales deberán ser verificadas por el segundo instrumento, que es de química y mineralogía. La función de este es detectar sales orgánicas cuando están en grandes cantidades. Sin embargo, hasta el momento no han encontrado nada.

«Estamos tratando de desentrañar miles de millones de años de química orgánica», aseguró Lewis, «y en ese registro orgánico podría haber el premio final: evidencia de que alguna vez existió vida en el Planeta Rojo».

En una entrevista con Futurism, Lewis también dio a conocer que han recreado las pruebas de Curiosity en la Tierra. Tras seguir el mismo proceso que en el rover y analizarla, se obtuvieron los mismos resultados que en Marte. Esto, en sí mismo, no es una confirmación de la teoría; sin embargo, sirve para sustentarla.

Tomará algún tiempo descubrir las evidencias o verificarlas. Los instrumentos son limitados y el rover Perseverance no tiene los instrumentos para analizar estas muestras. Por lo tanto, solo queda esperar que el ExoMars de la Agencia Espacial Europea llegue a Marte con herramientas capaces de analizar la química del suelo marciano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here