El 30 de julio de 2020, en Cabo Cañaveral, Florida, el cohete Atlas se lanzó con éxito con destino Marte. A bordo de él se encuentra el rover Perseverance, un vehículo con una ambiciosa misión en el planeta rojo: buscar señales de que hubo vida microbiana pasada. Como si fuera poco, será el primer rover que recolecte muestras de Marte y las lleve a la Tierra.

El viaje tendrá una duración de siete meses y tiene previsto su aterrizaje el 18 de febrero de 2021 en un antiguo lago marciano: Jezero. Para la misión Marte 2020, lo investigadores trazaron cuatro objetivos: determinar si alguna vez surgió vida en Marte, caracterizar el clima, caracterizar la geología y preparar la exploración humana del planeta.

Con el rover Perseverance inicia la última fase de la misión Mars 2020. Para encontrar vida extraterrestre los científicos de Jet Propulsion Laboratory (JPL) han construido un rover más fuerte, con tecnología de punta y más rápido e inteligente que su predecesor, Curiosity.

Recomendado: Misiones a Marte | Pasado, presente y futuro en el planeta rojo

Rover Perseverance: un vehículo muy especial

Rover Perseverance 1
NASA

El rover Perseverance mide 3 m de largo y tiene 2,7 m de ancho y 2,2 de alto, lo que lo hace ser, según la NASA, del tamaño de un carro. Pesa alrededor de 2,300 libras y posee seis ruedas de aluminio. La velocidad máxima que puede alcanzar es de 152 m/h.

Según la NASA, el rover Perverance cuenta con una estructura que le permite su «supervivencia» en el planeta rojo. Así, entre otros, posee un cuerpo que protege su estructura interna, ruedas o «piernas» para transportarse, un brazo robótico de dos metros, una fuente de energía eléctrica, controles de temperatura, un «cerebro», esto es las computadoras que porta, y hasta un sistema de comunicaciones que le facilita «hablar y escuchar».

Perseverance está equipado con tecnología avanzada y lleno de novedades. Para comenzar, es el primer rover en 30 años en el que se usa plutonio. Será el primer rover con micrófono que buscará capturar el sonido del planeta a medida que se produce el descenso. También cuenta con una cámara que proporcionará imágenes de alta definición, a color y tridimensionales. Y lo mejor es que la cámara cuenta con zoom, que permitirá detallar objetos a distancia.

También posee la estación ambiental MEDA (Mars Environmental Dynamic Analyzer). Este es un conjunto de sensores que registrarán la temperatura, la velocidad y dirección del viento, la presión atmosférica, la humedad relativa y la forma y tamaño del polvo de la superficie marciana.

Además, tendrá el Experimento ISRU de Oxígeno de Marte (MOXIE). Con él se intentará producir oxígeno a partir del dióxido de carbono atmosférico marciano. Posee varios instrumentos para encontrar las señales de vida mediante el análisis de la composición química de las rocas de Marte.

Lleva un radar para estudiar el subsuelo. Este producirá una imagen clara de hasta 10 metros de profundidad. Así, se espera reconstruir la historia geológica del planeta rojo.

Además, en su barriga lleva un compañero: el helicóptero Ingenuity que tratará de volar en la superficie marciana y si logra ser exitoso, marcará un hito en la exploración de Marte.

Perseverance no está solo

Rover Perseverance 1
NASA

Perseverance es el quinto rover en aterrizar en Marte. El primero fue Sojourner en 1997. Sin embargo, Estados Unidos no es el único país que le está apostando a conocer más sobre el planeta rojo.

China y Emiratos Árabes también están investigando Marte. De hecho, China está disputando la posibilidad de encontrar el primer rastro de vida en otro planeta. La misión Tianwen-1 será la primera que intente enviar a Marte una sonda orbital, un módulo de aterrizaje y un vehículo móvil que recorrerá la superficie del planeta. Tianwen-1 aterrizará en Utopia Planitia. Se trata de un cráter del hemisferio norte donde hay una reserva de hielo bajo unos pocos metros de tierra.

Emiratos Árabes abrió el cupo de lanzamientos el pasado 20 de julio despegando con éxito desde una base espacial en Japón.

Te puede interesar: KOI-456.04 | Un exoplaneta «espejo» de la Tierra y posiblemente habitable

La misión del rover Perseverance tendrá una duración de un año marciano, es decir, cerca de dos años terrícolas. Durante este tiempo podría lograr avances trascendentales dentro de la exploración espacial. Asimismo, representa el paso faltante para enviar la primera misión tripulada a Marte.

Imagen destacada: NASA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here