El pasado 11 de junio, la Administración Nacional del Espacio de China (ANEC) publicó una imagen que paralizó a la NASA. Se trata de una foto panorámica de 360 grados y otras dos a color de la superficie de Marte. La publicación de estas fotos ha sido un amargo recordatorio para Estados Unidos de que no está solo en su intención por pisar el planeta rojo y que tendrá que redoblar sus esfuerzos si quiere superar los planes de China para colonizar Marte.

El Tianwen-1 aterrizó en la superficie marciana el 15 de mayo de este año. En las primeras fotos tomadas por el explorador Zhurong (llamado en honor al dios del fuego de la mitología china), se puede observar un terreno llano, pedregoso y ocre. El 22 de mayo abordó su plataforma de aterrizaje y comenzó a recorrer el planeta. ¿Qué muestran las siguientes imágenes? La plataforma de amarizaje con la rampa de descenso de Zhurong y una bandera china desplegada.

Como es de esperar, esta noticia no ha caído bien en Estados Unidos. No solo se trata de la llegada de un nuevo participante en la carrera a Marte. Se trata, además, de un poderoso competidor que tiene programadas tres misiones al polo sur de la Luna y con el que se ha negado a colaborar durante años.

China ha llegado a Marte exitosamente, cuando los demás países que lo han intentado no lo han logrado. Los europeos (con las misiones Beagle 2 y el Schiaparelli) y rusos (Mapc 3) bien pueden atestiguarlo. De esta forma, la madurez del programa espacial chino se traduce en la pérdida de soberanía estadounidense, y en una competencia sin ganador claro. Los planes de la China en Marte son tan o más ambiciosos que los de la NASA; compitiendo, incluso, con los de SpaceX.

Un poco de historia: los inicios del programa espacial chino

Planes de china para colonizar Marte
CNSA

Aunque la carrera espacial se debatía entre Estados Unidos y Rusia, no significa que fueran los únicos competidores en ella. En ese entonces, comenzó el interés de la República Popular China por conquistar el espacio. En 1961 se dio inicio a la exploración espacial con el viaje inaugural del soviético Yuri Gagarin, pero ya desde 1956, Qian Xuesen, padre de la tecnología espacial china, había establecido el primer instituto de investigación de cohetes y misiles.

De esta forma, Xuesen comenzó a trabajar en un plan para enviar a dos hombres a la Luna. El plan era enviarla en una cápsula para dos personas llamada Shuguang (amanecer en mandarín) y era similar a la nave Gemini. Sin embargo, la iniciativa fracasó. Solo hasta 1970 China logró lanzar su primer satélite con éxito. Se trató de Dong Fang Hong, que, al llegar a la órbita, empezó a transmitir el himno nacional de China.

En 1992, se anunció formalmente el lanzamiento del Proyecto 921, su programa espacial tripulado de largo alcance. Este programa establecía tres frases: el lanzamiento de naves espaciales tripuladas; la puesta en órbita de un laboratorio y la construcción de una estación espacial para lograr una estadía a largo plazo.

Cada una de estas fases la han ido cumpliendo con los años. En 2003 consiguió poner a seres humanos en órbita, a bordo del Shenzhou-5 (traducido como «nave divina») y desde entonces, 11 personas de nacionalidad china han viajado a la órbita. Además, en 2011 comenzaron la construcción de la primera Estación Espacial China, Tiangong, en órbita desde el 29 de abril de este año.

Los planes de China para colonizar Marte

1-Planes-de-china-para-colonizar-Marte--CNSA
CNSA

«China está siguiendo sus propias motivaciones e intereses en lugar de impulsar su programa en competencia con nadie más», aseguró John Logsdon, fundador del Instituto de Política Espacial de la Universidad George Washington.

En otras palabras, sus actividades espaciales buscan incitar el orgullo nacional y conseguir una legitimación interna. Algunos estiman que es una manera de demostrar a sus habitantes que son una nación fuerte, que no ha olvidado su antigua dominancia sobre la astronomía.

Esto se evidencia, también, en los nombres de sus naves, orbitadores, robots y estaciones espaciales, que hacen referencia a los días gloriosos de su civilización tradicional. Por ejemplo, su misión a Marte recibe el nombre de Tianwen, que significa «preguntas al cielo». Este proviene de un poema de Qu Yuan del siglo IV a. C.

Antes de plantearse Marte, China llegó a la Luna. En 2007 había enviado ya cinco misiones a la Luna; en 2012 su sonda Chang’e  (nombrada por la diosa china de la Luna) terminó su misión de cartografiar la superficie lunar; y en 2013 su rover Yutu aterrizó en el satélite. Asimismo, en 2019, Chang’e 4 realizó el primer aterrizaje suave en el lado oculto de la Luna y transportó la primera planta al entorno lunar. Para 2020, logró recolectar 1 731 gramos de muestras lunares, que ya volvieron a la Tierra.

En otras palabras, aunque poco se ha escuchado de sus avances espaciales, China ha obtenido increíbles logros. Su tecnología ha avanzado a pasos agigantados y tiene una fuerte posición dentro de los países con aspiraciones espaciales. A paso lento, ha logrado cada una de las metas impuestas en el espacio. Y ahora los planes de China para colonizar Marte son las últimas noticias.

Actualidad: la llegada de China a Marte

En 2006, Sun Laiya, administrador de la ANEC, anunció que China comenzaría la exploración de Marte en los próximos cinco años. Por ello, empezó su exploración interplanetaria en 2011 en conjunto con Rusia. Ese año enviaron a Yinghuo-1, un orbitador, a Marte. Sin embargo, no logró dejar la órbita terrestre debido a una falla en el vehículo de lanzamiento.

En 2016 se aprobó el programa de Misión a Marte, que resume los planes de China para colonizar Marte, que apuntó a lanzar una sonda a la órbita marciana y aterrizar en el planeta en 2020. Este año se anunció el programa de Exploración Planetaria de China, que buscaba la exploración de los planetas del sistema solar, empezando por Marte.

Tianwen-1

Así empezaron los planes de China para colonizar Marte. En julio 23 de 2020 tuvo lugar la primera misión del programa de exploración marciana: el Tianwen-1. Se realizó el lanzamiento de una nave espacial, que constaba de un orbitador, un módulo de aterrizaje, un rover, un control remoto y una cámara desplegable. El Tianwen-1 ingresó exitosamente en la órbita marciana en febrero de 2021 y logró un suave aterrizaje el 14 de mayo de su módulo de aterrizaje y su rover Zhurong.

Esta es la primera misión de la historia que combina el viaje, la entrada en órbita y el descenso en una sola misión. El objetivo de la misma es encontrar pruebas de la existencia de agua o hielo en el planeta, además de investigar la composición material de la superficie de Marte y las características del clima.

Desde su aterrizaje, el rover ha enviado algunas fotos de la superficie marciana, ya mencionadas. Su periodo de vida será de tres meses, mucho menor que los rovers Curiosity y Perseverance. Sin embargo, sus expectativas son altas: estudiará la geología y la mineralogía del suelo; trazará un mapa de distribución de hielo de agua; sondeará las fuerzas electromagnéticas y gravitacionales del planeta; y experimentará el clima de la superficie. Por su parte, el explorador observará todo desde una perspectiva global.

Además, Zhurong cuenta con un radar de penetración en el suelo. Este tiene 10 veces más potencia que el de Perseverance y le permitirá observar la actividad y las estructuras subterráneas a 100 metros de profundidad.

Lecturas sugeridas:

Los futuros planes de China para colonizar Marte

Esta primera llegada al planeta rojo también ha sido el punto de partida para conocer su hoja de ruta para las futuras misiones a Marte. En un discurso en la Conferencia Global de Exploración Espacial (GLEX 2021), Wang Xiaojung, director de la Academia de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento de China (CALT), resaltó los planes del país en un discurso titulado «El sistema de transporte espacial de la exploración humana de Marte».

En este discurso Wang presentó los planes de China para colonizar Marte, que, por ahora, tiene tres etapas. La primera etapa consiste en la preparación tecnológica. Se enviarán robots que deberán buscar un sitio base en el planeta, además de traer muestras de vuelta a la Tierra. Una vez se tengan las muestras y se conozca mejor la superficie, se plantearán cómo colocar una base permanente y avanzar a la siguiente fase.

La etapa dos consiste en misiones tripuladas a Marte y la construcción de una base en el planeta rojo. Finalmente, la última fase será intentar enviar la flota de carga a gran escala Tierra-Marte y el desarrollo a gran escala del planeta rojo. Allí, esperan establecer una red de comunicación estable entre ambos planetas. Para lograrlo, se enviarán un total de cinco misiones

¿Cuáles son las fechas establecidas para estos ambiciosos planes? Más cerca de lo que crees: los lanzamientos se han programado para 2033, 2035, 2037 y 2041. Además, los planes de lanzar una misión que traiga muestras de regreso están programados para 2030. Si todo sale bien, la primera misión tripulada saldría en 2033.

Una escalera al cielo

Asimismo, China reveló sus planes de construir una «escalera al cielo». Se trata de un sistema que está en estudio para reducir el tiempo del transporte espacial. La tecnología ha sido evaluada por científicos antes como una tecnología que reducirá el valor y tiempo de los viajes al espacio.

Wang no dio muchos detalles, solo dijo que esperan establecer una «escalera espacial». Funciona como una especie de ascensor que llevaría tripulantes y carga a la Luna. Esto implicaría un sistema de cápsula que viaja a través de un nanotubo de carbono. Tendría que hacer distintas paradas, primero hasta una estación espacial y luego sería relanzada hacia la Luna.

Visto lo visto, China se ha incorporado con fuerza en la carrera espacial para colonizar Marte, es hora de ir indagando sobre las leyes en Marte, ¿quién gobernará en esas colonias?, ¿cómo serán las ciudades en Marte?, y más temas que están sobre la mesa. ¿Tú qué opinas? Nos gustaría leerte en los comentarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here