Mark Zuckerberg, el multimillonario fundador de la red social Facebook, durante una charla en el podcast The Verge revolucionó al mundo entero al introducir una palabra que parece sacada de un guion de ciencia ficción: metaverso. En su charla, el controversial Zuckerberg señalaba que espera que en los próximos cinco años se consolide lo que denomina como el metaverso de Facebook.

Los planes parecen ser ambiciosos y totalmente visionarios. Lo novedoso de su anuncio no solo fue la introducción de un término nuevo a miles de millones de ciudadanos promedios, sino que se atrevió a marcar lo que podría ser el futuro de las redes sociales. El metaverso podría ser una realidad mucho antes de lo que se esperaba y promete tener un impacto totalmente revolucionario en la vida de todos. ¿Esta realidad que estamos viviendo pronto se compaginará con otra? ¿Es el metaverso de Facebook la evolución de la tecnología?

¿Qué es el metaverso?

Gafas de realidad aumentada | Metaverso de Facebook

Este término fue introducido por Neil Stephenson en su novela Snow Crash (1992). Metaverso proviene del prefijo meta (más allá) y universo. En palabras sencillas, se refiere a un espacio virtual donde se pueden simular entornos en los que las personas interactúan de distintas formas. Un ejemplo de la ficción lo puedes hallar en el film Ready Player One o en el libro del mismo nombre, donde los protagonistas están sumergidos en una especie de realidad virtual.

Asimismo, en su entrevista, Zuckerberg lo describe de la siguiente manera: «Puedes pensar en el metaverso como un internet incorporado donde en lugar de solo ver contenido, estás en él. Y te sientes presente junto a otras personas como si estuvieras en otros lugares, teniendo diferentes experiencias que difícilmente podrías tener en una aplicación 2D o en una página web: como por ejemplo bailar o practicar diferentes tipos de ejercicios».

Ante esto, ha quedado claro que lo que se busca con el metaverso es tener una nueva realidad dentro de la ya existente. Lo hemos ido viendo con cierta timidez en las últimas décadas, desde la creación de un avatar en videojuegos como los Sims o Fornite hasta la presentación de gafas de realidad aumentada que nos sumergen en un nuevo ambiente, al punto de que llegamos a perder, por un momento, el sentido de la realidad.

La palabra metaverso también ha ganado popularidad en los últimos meses, debido a que en la siguiente fase del Universo Cinematográfico de Marvel (UCM), se pretende abarcar las historias de un universo paralelo al mundo físico conformado por varios mundos virtuales interconectados.

Características del metaverso

En el libro Exodus to the Virtual World: How Online Fun Is Changing Reality (2007) de Edward Castronova, están escritas lo que se considera como las tres características principales del metaverso. Son las siguientes:

  • Interactividad: El usuario podría influir sobre objetos y otros usuarios.
  • Corporeidad: Los avatares serán nuestra identidad y deben tener una representación corporal. Sin embargo, pueden regir sus propias reglas lógicas y estéticas.
  • Persistencia: El metaverso no se detiene, seguirá en movimiento aunque el usuario se haya desconectado, ido a dormir o esté llevando a cabo sus actividades diarias. En ese sentido, el metaverso evoluciona y cambia.

¿Qué ofrece el metaverso?

Ya que el metaverso es internet inmersiva, este permite, en términos generales, realizar todas aquellas actividades que hacen parte del día a día sin la necesidad de salir de casa, ni siquiera, de cambiar de espacio. Los usuarios podrán relacionarse, hacer turismo, compras e, incluso, ejercicio. Todo ello a través de una sensación de presencialidad que supera, sin duda alguna, los límites de las pantallas de los ordenadores y los celulares.

Según lo expresado por César Córcoles, profesor de Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), las posibilidades son infinitas porque responden a ese interés de los seres humanos por hacer parte de otras realidades. Interés que ha estado presente incluso antes del desarrollo de las tecnologías digitales.

En la propuesta hecha por Mark Zuckerberg uno de los primeros grandes pasos hacia el metaverso de Facebook es lo que hoy se conoce como Horizon Worlds. Este es un mundo de realidad virtual social que funciona a través de las plataformas Oculus Questy RiftEn esta realidad aparte, la curiosidad y la conexión humana son las bases primordiales, y lo seguirán siendo a lo largo de la evolución del metaverso.

Para acceder al mundo virtual de Zuckerberg los usuarios deberán diseñar su propio avatar. Las opciones de rostros, cuerpos y estilos no son para nada limitantes. Lo primordial ─al menos en principio─ es garantizar la individualidad de cada una de las personas que hagan parte de él. Estas versiones de los usuarios serán capaces de reproducir gestos y expresiones faciales. Además de interactuar con objetos virtuales.

Pero aún hay más. El metaverso, incluyendo el metaverso de Facebook, cambiará también la forma de consumir. Lo hará a través de la economía digital y la creación de comercios virtuales que permitan diseñar escaparates virtuales, equipamiento para avatares y objetos para el mundo virtual. En la economía del metaverso jugarán un papel fundamental las criptomonedas y el dinero digital.

¿En qué consiste el metaverso de Facebook?

Facebook en teléfono inteligente

Ahora bien, ¿qué pretende lograr Zuckerberg con el metaverso de Facebook? Según su explicación en el podcast, este entorno virtual irá mucho más allá de los videojuegos. «Creo que este es un entorno persistente y sincrónico en el que podemos estar juntos», sostuvo.

La visión del metaverso de Facebook es tan extensa que nos permitirá compartir con antiguos compañeros de trabajos, familiares, comprar en una tienda cualquier artículo que necesitemos, teletrabajar y hasta asistir a conciertos. Cuando el metaverso de Facebook sea un hecho estaremos ante una nueva realidad, donde lo primordial será dejarnos llevar.

Buscar la app de Facebook en nuestro teléfono móvil o ingresar a su web desde el navegador tan solo para ver y compartir fotografías y vídeos nos parecerá obsoleto. Zuckerberg está trabajando para que vivas, labores y hasta te ejercites en ella.

«En muchos sentidos, el metaverso es la máxima expresión de la tecnología social», dice el CEO de esta red. Además, no solo será posible gracias a la realidad virtual, sino que hará uso de otras tecnologías para que esté accesible a todos desde distintos dispositivos como ordenadores, smartphones o consolas de juegos.

Lo que se necesita para ingresar el metaverso de Facebook

Según lo mencionado por el creador de la red social, para acceder al metaverso se requerirán de dispositivos como el casco de realidad virtual y las gafas de realidad aumentada. Con el caso el usuario tendrá la posibilidad de comunicarse con los demás, jugar videojuegos y realizar ejercicio. Con las gafas, por otro lado, se podrá interactuar con modelos 3D y con otros colegas, desplegados en forma de holograma. La interacción con voz también facilitará el control del entorno.

Todos estos elementos y otras herramientas SDK crearán experiencias de realidad mixta en el metaverso de facebook.

¿Facebook está preparado para la llegada del metaverso?

De momento, Wall Street y otros expertos tecnológicos se han mostrado escépticos, ya que hacer de esta visión una realidad es un proceso que puede demorarse, requiere invertir cifras astronómicas para lograr la creación de la tecnología y muchos afirman que esta red social ya no es atractiva para los jóvenes.

Sin embargo, Zuckerberg adelantó que para consolidar el metaverso de Facebook se utilizará tecnología en la que ya están bastante avanzados. Por ejemplo, trabajarán en conjunto con  la división de su empresa de realidad aumentada y virtual, Facebook Reality Labs (FRL). Al respecto, Vivek Sharma, Vishal Shah y Jason Rubin, dirigirán distintas áreas del proyecto.

Todo parece indicar que la mención del metaverso en el podcast no fue algo al azar, sino que ya tienen algo adelanto. No obstante, queda por ver qué depara el futuro para este plan.

Entonces, ¿cuándo estará disponible el metaverso de Facebook?

Desde el anuncio de la creación del metaverso de Facebook, Zuckerberg habló de un periodo de 3 a 5 años para llegar a un metaverso funcional y completo. Aun así, Juan Pablo Consuegra, Director de Meta para la región andina, asegura que esta es una visión a largo plazo que tomará, por lo menos, de 5 a 10 años.

En la actualidad existen opciones para ir conociendo las posibilidades que ofrece el metaverso de Facebook. Por ejemplo, con Horizon Venues se puede acceder a conciertos y presentaciones de realidad virtual. El año pasado se disfrutaron los partidos de la NBA.

Aunque con algunos inconvenientes, Quest for Business ofrece también soluciones empresariales para experiencias de realidad virtual inmersiva en las empresas. Para ello, se accede desde la red social Facebook.

Sí. El metaverso de Facebook es un proyecto a largo plazo, pero los usuarios interesados ya están en el camino de conocerlo y adaptarse e él.

Pros y contras del metaverso de Facebook

Desventajas

El primer contra de este proyecto son los pocos hardware disponibles que hay en el mercado actual, así como la deficiencia en los software actuales. De hecho, el mismo creador de Facebook está consciente de esta limitante, ya que es «necesario que se produzcan avances en este hardware (…). Creo que miniaturizar las cosas y conseguir que un superordenador quepa en un par de gafas es uno de los mayores retos». Pero no lo ve como un imposible, sino como un reto a superar y afirma que dentro de cinco años el metaverso de Facebook será una completa realidad.

Por otro lado, el mayor contra del metaverso de Facebook es que, como ya lo dijimos, requiere mucha inversión económica. ¿Logrará la rentabilidad que Zuckerberg espera? No hay dudas de que cientos de usuarios querrán probar la novedad, pero ¿quedarán beneficios en el largo plazo? ¿Los anuncios publicitarios serán suficientes?

Ventajas

No todo es negativo. Esta apuesta hará que otras compañías quieran tener su propia versión del metaverso, lo que indudablemente contribuirá a que haya mayor desarrollo de la tecnología, inversión, puestos de trabajo y los usuarios tengan una nueva manera de vivir la realidad.

De hecho, Microsoft anunció que está en la búsqueda del metaverso empresarial. Por su parte, Apple aún no ha hecho uso formal de este término, pero pretenden anexar la realidad aumentada a la próxima generación de iPhone e iPad. Asimismo, BMW y NVIDIA  cuentan con su primera propuesta práctica para lograr el deseado gemelo digital de nuestro mundo. El metaverso se ha convertido en el santo grial de las grandes compañías tecnológicas.

Incluso ya existen empresas financieras que están creando fondos centrados en el valor económico del metaverso. La pionera es Roundhill Investment, que posee una cesta con el nombre de Metaverse ETC (Exchange-Traded Fund), donde los inversores pueden meter dinero para invertir en las empresas que están desarrollando su metaverso. Una inversión arriesgada.

Por su parte, Matthew Ball, en su ensayo A Framework for The Metaverse, expresa que este revolucionará todas las industrias y funciones. ¿Nos ayudará el metaverso de Facebook a alcanzar un desarrollo que deje muy por detrás a la Industria 4.0? ¿El futuro ya llegó?

Riesgos del metaverso

metaverso de facebook

La palabra metaverso ya hace parte del léxico contemporáneo. La inmensa curiosidad que genera y las múltiples ventajas que llegan con él son verdaderamente emocionantes y retadoras. Tan emocionantes que brillan sobre el «lado oscuro» que siempre viene con los nuevos desarrollos. El caso del metaverso de Facebook no es la excepción. Aunque es increíble y se espera con ansias, implica riesgos importantes que eventualmente se tendrán que afrontar, entre ellos riesgos sociales y de seguridad.

¿Cómo afecta el metaverso a la sociedad?

Aunque existen opiniones a favor y en contra, uno de los grandes impactos sociales que traerá el metaverso es la ausencia del contacto con la realidad, por mucho que se le parezca. Y es a partir de ello que se plantean otras implicaciones relacionadas con los daños físicos, la salud mental, el consentimiento digital y la expansión de la bien conocida brecha digital.

Comencemos porque un riesgo principal de las tecnologías inmersivas es la desorientación en el entorno del mundo real, aumentando la posibilidad de lesiones. De igual manera, la capacidad de manipular los avatares y las identidades digitales puede influir en el desarrollo de problemáticas como la dismorfia corporal y los transtornos alimenticios.

Los riesgos en salud mental no se quedan atrás. La inmersión en el metaverso impulsa el desarrollo de efectos secundarios como depresión, ansiedad, aislamiento social y decadencia social. Incluso, una de las mayores preocupaciones es que el entorno del metaverso pueda constituirse como un espacio violento, peligroso y totalmente permisivo.

El riesgo anterior se ve reforzado por el hecho de que aún no existe un marco legal que limite y condicione al metaverso. Mientras esta problemática no se solucione, irremediablemente se tendrán que poner sobre la mesa otras como la propiedad intelectual, los derechos fundamentales, la protección de datos y los derechos de los usuarios en el comercio electrónico.

Ahora bien, hay que pensar también en la brecha digital. Los altos costos de acceso a los software y hadware que se requieren para acceder al metauniverso, además de a recursos extra como los lentes de realidad virtual no serán asequibles para todo el mundo. Esto necesariamente llevará al agrandamiento de la brecha digital y la aparición de muchas más condiciones para fomentar la desigualdad en dicho entorno.

Seguridad de datos

La naturaleza digital del metaverso se traduce en el uso de datos personales, financieros, emocionales, biométricos, entre otros. La gran cantidad de información manejada en el metaverso de Facebook debe suponer preocupaciones importantes relacionadas con la seguridad y confidencialidad de esta.

Si aún con los avances tecnológicos que se han usado durante largo tiempo los datos de los usuarios siguen en constante riesgo, el metaverso significa aún más posibilidades de acceder a ellos fraudulentamente no solo a través de la manipulación de estos por parte de terceros, sino también a través del robo de identidades.

Aunque este es un reto cada vez más complejo de enfrentar, organizaciones como Oasis buscan encontrar los mejores caminos para desarrollar «un internet ético donde se pueda interactuar, crear y existir de manera segura», como bien lo afirma Tiffany Xingyu Wang, creadora de la organización.

Para comenzar, Oasis lanzó los Estándares de Seguridad del Usuario donde se dan las recomendaciones principales para el manejo del metaverso, incluyendo, claro, al metaverso de Facebook. Entre dichas recomendaciones se encuentran la contratación de un responsable de fiabilidad, la moderación del contenido y la integración de investigaciones relacionadas a la ciberseguridad. El objetivo está en equilibrar seguridad y privacidad.

Ahora bien, tanto a los riesgos sociales como los relacionados con la seguridad de los datos se le suma la influencia de las empresas dueñas del metaverso en nuestra privacidad. La realidad de esas empresas nos obliga a aceptar términos y condiciones y acceso a servicios bajo estamentos ya estimulados. Esto hace que día a día demos más y más información, más y más datos que construirán el camino a las empresas para internarse en nuestra vida con mayor profundidad.

Lo anterior nos hace preguntarnos: ¿el metaverso de Facebook o cualquier metaverso será nuestra realidad virtual o será solamente la de las empresas?

Palabras finales

Zuckerberg con sus palabras abrió un universo de posibilidades. Pero queda esperar a que se consolide o la compañía decida presentar a los medios detalles más concretos, de momento hay mucha especulación, teorías y, sobre todo, escepticismo.

Lo más probable es que no se lance a escala masiva, por lo que habrá que esperar para que esté al alcance de las masas. Lo más seguro es que se haga una prueba para un cúmulo de usuarios de Estados Unidos y, aunque Facebook logre su cometido, quedan países pocos desarrollados donde el grueso de la población quedará rezagada de poder emplear esta tecnología futurista.

El metaverso de Facebook también nos invita a reflexionar, ¿estamos preparados para encontrarnos con este tipo de tecnología tan inmersiva?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here