Un cuadro que todo el mundo puede ver y descargar, un tuit que todos han leído, tarjetas deportivas que podrías imprimir y multiplicar, presentaciones de arte que están al alcance de todos… ¿Por qué alguien quisiera comprar cualquiera de estas cosas? ¿Por qué alguien se atrevería a ponerle un precio? ¿Cómo es posible que puedan alcanzar valores exorbitantes de 69 millones de dólares? Para muchos, los NFT son un total misterio, cuya reciente popularidad no tiene lógica alguna. ¿Están en lo cierto? ¿Están totalmente equivocados?

Como todos los nuevos mercados, el de los NFT (o tokens no fungibles) genera dudas, escepticismo y, también, muchas expectativas y optimismo. Y siendo un concepto tan reciente, son muchos los que no conocen bien en qué consiste. Por ello, en Futuro Eléctrico te contamos en qué consisten los NFT, sus orígenes y algunos ejemplos.

¿Qué son los NFT?

NFT qué es

Para comenzar, es importante aclarar que los tokens son un signo de propiedad que se tiene sobre un activo. Por ejemplo, una entrada para un concierto es signo de propiedad de un espacio en el evento. Lo mismo pasa con los tokens: son un archivo de propiedad de un activo digital que se almacena en blockchain.

Existen dos tipos de tokens: los fungibles y los no fungibles. Los primeros son fácilmente intercambiables y reemplazables. Ejemplos de activos intercambiables son un euro, una libra de azúcar, un libro. Por su parte, los tokens no fungibles (NFT) son tokens únicos que no se pueden intercambiar con facilidad. La relación más clara con nuestro mundo real podrían ser los objetos coleccionables, por ejemplo, obras de arte, tarjetas deportivas únicas u objetos de colección.

Los NFT son una extensión de esta idea, un signo de propiedad de un objeto de valor. Solo que, en este caso, es de bienes intangibles que encontramos en el campo digital. Estos objetos no se pueden intercambiar y no existen dos NFT iguales. Cuando posees una obra de arte, un criptogatito o una carta de Pokémon como NFT, son únicos.

Estos archivos se crean mediante tecnología de cadena de bloques, blockchain, que no solo garantiza la seguridad de la propiedad, sino que hace transparente al dueño de la misma. Específicamente, el NFT es el documento digital que contiene los metadatos que garantizan la autenticidad del archivo.

Es importante saber que los tokens no fungibles no pueden ser divididos, pero pueden representar objetos del mundo real o digital. Una de sus ventajas es que permite controlar la autenticidad, rastrear su posesión y saber quiénes lo han tenido antes. Además, tienen formatos variados: incluyen desde pinturas y videos hasta GIF, tuits o tarjetas de colección.

¿Qué más debes saber sobre los NFT?

1-NFT-Christie’s-Images-Limited-2020
Christie’s Images Limited 2020

Los NFT se basan en los estándares de la red Ethereum. La plataforma se dedica a la programación de contratos inteligentes con la criptodivisa Ether. Los tokens no fungibles dependen de estos para funcionar.

Cabe recordar que los contratos inteligentes son una programación en el blockchain que almacena información de una transacción. Es decir, la plataforma permite a los usuarios crear estos tokens especiales de manera digital por la cadena de bloques. Luego, facilita crear contratos inteligentes que nos permiten acceder o conocer la información de las transacciones con estos tokens.

Los contratos inteligentes y NFT pueden almacenar toda la información que uno desee. Por ejemplo, si se quiere crear una identidad digital para una empresa, el NFT podría contener información de sus empleados, clientes, estructura y más; todo esto disponible en cualquier parte del mundo y de fácil verificación.

En febrero del 2021 se registró 179.4 millones de dólares en tales transacciones, más del doble de la cantidad producida durante todo 2020.

Te podría interesar: 14 tecnologías del futuro | Las innovaciones que cambiarán el mundo

Características de los NFT

  • Son únicos: Pueden existir copias, pero el propietario puede certificar que es quien posee de manera única la obra original.
  • Verificables: La cadena de bloques nos permite verificar quién ha comprado o vendido un NFT y quién es su actual propietario.
  • No son interoperables: Es decir, no los puedes usar en plataformas distintas a las que fueron pensadas.
  • Indivisibles: No se pueden dividir en partes más pequeñas. Tienen un valor completo como entidad.
  • Propiedad absoluta: Cuando compras un token no fungible compras toda su propiedad.
  • Indestructibles: Los datos se almacenan en blockchain a través de un contrato inteligente que no se puede destruir.

¿Por qué pagar por un objeto fácilmente reproducido?

Hay un aspecto que todavía no hemos abordado. Lo cierto es que los documentos de NFT pueden ser reproducidos con mucha facilidad. Una obra de Beeple —que fue noticia reciente al vender un NFT por más de 60 millones— la puedes guardar en tu computador sin muchos problemas. Entonces, ¿por qué la gente paga por esto?

Lo cierto es que no pagan por la obra en sí, sino por la prueba de propiedad de la misma. Aunque todos puedan descargar la obra, solo tiene un dueño y este dueño es como un coleccionista que exhibe sus posesiones. Además, contribuye a incentivar financieramente a los artistas.

El proyecto Valuable de Cent los describe así:

Poseer cualquier contenido digital puede ser una inversión financiera, tener un valor sentimental y crear una relación entre el coleccionista y el creador. Como un autógrafo en una tarjeta de béisbol, el NFT en sí mismo es el autógrafo del creador en el contenido, lo que lo hace escaso, único y valioso.

Contenido relacionado: Qué son las startups deep tech y cómo quieren cambiar el mundo

Origen y evolución de los NFT

En poco más de siete años los NFT han creado un mercado con cierta madurez y atractivo. Sus primeros pasos los dio en 2012, cuando Bitcoin desarrolló las Colored Coins. Estas son unos tokens que permitían a los desarrolladores usar la red bitcoin para representar otros activos. Como resultado de esto, surgieron proyectos como Bisq, Omnilayer o CounterParty. Fue en este último que surgió el primer NFT de la historia: el Rare Pepe, que todavía funciona y acumula valor dentro de la red bitcoin.

No obstante, su popularidad sólo creció con la llegada de los cryptokitties, o criptogatitos, en 2017. Estos son representaciones digitales de gatos únicas. El proyecto era una mezcla de tamagochis y Pokémon digitales. Cada gatito es único y tienen un precio que varía entre los USD 12 a los USD 95 000.

Estos gatitos se reproducen entre ellos. Sus crías tienen diferentes atributos y valoraciones en comparación con sus padres. Pocas semanas después de su lanzamiento, los cryptokitties acumularon una base de fans, que dirigieron USD 20 millones para comprarlos, alimentarlos y cuidarlos.

Debido a los vacíos en el diseño de Bitcoin para estas tareas, fue Ethereum quien explotó el potencial de los NFT. Con sus contratos inteligentes ha permitido diseñar tokens no fungibles mucho más complejos y, por ello, se ha convertido en la principal plataforma de NFT del mundo.

Desde entonces, han surgido nuevos y variados casos de uso para estos activos. Entre ellos, tenemos artículos coleccionables deportivos, obras de arte, elementos únicos en videojuegos y, recientemente, la comercialización de álbumes musicales.

La capitalización de este mercado ha superado los USD 2 mil millones, y los proyectos que ocupan los tres primeros lugares son FLOW, Enjin y Decentraland. Además, los NFT empiezan a tener también apoyos en segmentos tradicionales, como la casa de subastas Christie’s.

Ejemplos de NFT y de artistas digitales

1-Beeple
Christie’s Images Limited 2020
  • NBA: La liga profesional de baloncesto de Estados Unidos ha decidido apostar por el negocio de NFT. Ahora, vende fragmentos de videos de las mejores jugadas de todos los tiempos. Un raro momento de Lebron James logró venderse por USD 200 000. El mercado ha generado más de USD 200 millones en transacciones.
  • Gucci: La firma de moda anunció un filtro para Instagram de zapatillas digitales. Pueden alcanzar un precio entre los USD 9 y USD 12 millones. Además, lanzó recientemente unos tenis de realidad aumentada por USD 12.
  • Jack Dorsey: El cofundador de Twitter vendió por dos millones de dólares el primer tuit. «Just setting up my twttr —nombre original de la red de micromensajes—».
  • Beeple: El artista de NFT más famoso es Beeple. El artista vendió 21 obras de arte en el mercado Nifty Gate por un valor de USD 3,1 millones. Recientemente, logró la venta de un NFT más alta del mundo: la obra Everydays – The First 5000 Days por 60 millones de dólares.
  • Andrés Reisinger: Es el director de Reisinger Studio y diseñador 3D de interiorismo. Él mantiene algunas de sus colecciones en marketplaces como NiftyGateway o SuperRare. Allí vende sus muebles junto con NFT. Así, un comprador puede crear una galería de arte digital y colocar su mueble dentro. El artista también está dispuesto a enviar el mueble físico.
  • Justin Roiland: El creador de la serie animada Rick and Morty vendió una colección de 16 obras de arte por 1,300 RHT. Es decir, cerca de 2,3 millones de dólares.
  • CryptoPunks: Un personaje coleccionable del juego CryptoPunks se vendió a finales de enero por 605 ETH, esto es, USD 762 000. CryptoPunks está inspirado en el criptoarte y consta de más de 10 000 personajes digitales únicos.

Palabras finales

Los NFT son todavía un mercado incipiente. Sin embargo, les ofrece a los creadores de arte digital la posibilidad de ser compensados por su trabajo. También crea un nuevo mercado que, al parecer, no dejará de crecer muy pronto. Son cada vez más las empresas y artistas que ven su potencial y los artistas que ya están en el sector aseguran que muy pronto veremos nuevos modelos de negocio y grandes movimientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here