La movilidad urbana sufrirá un cambio irreversible. Y los motivos son diversos. En principio porque tenemos un mundo mucho más conectado que ha impacto en la vialidad. También porque las empresas automotrices trabajan en nuevos vehículos que dejarán atrás (al menos en el largo plazo) a los tradicionales. Todo ello provoca que el tema de conversación se dirija hacia el transporte del futuro.

¿Cómo será este proceso? ¿Al fin llegarán los tan anhelados coches voladores? ¿Te preguntas cómo irás a trabajar en el futuro? La tendencia nos habla de coches que sean sostenibles con el medioambiente y cargados de inteligencia artificial. Pero ¿qué tan futurista será su diseño? ¡Abróchate los cinturones y entérate de cómo y cuáles serán los medios de transporte del futuro! Continúa leyendo nuestro artículo.

Solo tenemos un futuro y, estará hecho de nuestros sueños, si tenemos la valentía de enfrentarnos a las convicciones.
Soichiro Honda

Movilidad del futuro: ¿qué nos depara el mañana?

Tendencias del transporte del futuro

La movilidad del futuro estará indudablemente influenciada por el crecimiento acelerado de las grandes urbes y por la masificación de la tecnología y la inteligencia artificial. También entra en juego un escenario que cambió la vida moderna: la COVID-19. Una vez que la humanidad supere esta pandemia, quedará un mundo que no será el mismo de siempre.

Nos debemos preparar para un futuro con una nueva normalidad y por supuesto que la movilidad será distinta. En principio, porque las dinámicas sociales cambiaron y cuestiones como el teletrabajo afectarán la forma en la que nos desplazamos. Un panorama novedoso, ¿cierto?

Esto será un reto que tengan que enfrentar los gobiernos, ya que también entra en el juego el tema de la cultura. De acuerdo con un estudio de Deloitte, la geografía de una ciudad será crucial para el desarrollo del transporte del futuro. Lugares como Ámsterdam y Helsinki podrán realizar una transición relativamente sencilla. Pero otras como Los Ángeles pueden encontrarse con mayores obstáculos.

Para entender qué nos depara el mañana en cuanto al transporte del futuro hay que señalar las características de un mundo futurista:

  • Gestión del tiempo: El futuro nos invita a ser más flexibles en cuanto al manejo de nuestro tiempo.
  • Priorización de la movilidad activa: Esto lleva a reordenar las ciudades para mejorar el espacio público, así como favorecer a los peatones y a las personas que se desplacen en bicicleta.
  • Uso de apps: La tecnología será crucial para que los conductores encuentren rutas óptimas.
  • Seguridad: Es probable que se establezcan mejores sistemas de seguridad para evitar robos en el transporte, así como accidentes viales.
  • Menos vehículos particulares: El transporte del futuro tiene el reto de lograr desmitificar la creencia de que tener un vehículo particular es sinónimo de estatus social. En su lugar, se favorecerá los taxis y los vehículos compartidos o carsharing. Ejemplo de cómo las tecnologías móviles y la geolocalización han sido aprovechadas por las empresas son Car2Go o Respiro Carsharing, que facilitan encontrar un vehículo para ser compartido por varios viajeros.
  • Ciudades inteligentes: Serán claves para el transporte del futuro, donde se apuesta por la digitalización del transporte y la sostenibilidad del transporte.

Digitalización del transporte o transporte digital

Los medios de transporte se convertirán en máquinas equipadas con las mejores tecnologías. Todos los desarrollos tecnológicos que estamos viendo en la actualidad se añadirán a estos vehículos. Pudiesen tener mayor relevancia la inteligencia artificial, el big data y el internet de las cosas. Este uso crecerá con la expansión del 5G.

En este momento, la digitalización del transporte empieza a hacerse realidad. De hecho, el «Análisis Sectorial de Implantación de las TIC en la pyme española», sostiene que tanto las grandes empresas como las pymes han incorporado la tecnología. Los dispositivos que tienen mayor penetración son los portátiles y los smartphones. Esto ha hecho que mejore la logística en el sector del transporte.

En las líneas áreas también empiezan a probarse nuevas tecnologías. Por ejemplo, tanto los pasajeros como los empleados utilizan gafas y relojes inteligentes para estar informados sobre todo lo que acontece durante el vuelo. Sin embargo, se estima en el largo plazo ir un paso más allá e implementar la inteligencia artificial y la biométrica para la identificación de los pasajeros.

Según «The Airline IT Trends Survey 2016; Air transport industry insights, SITA 1», en los próximos cinco años, se espera que se incorpore servicios wearables en empleados, control de biométrica y servicios de realidad virtual para pasajeros. Por otra parte, dentro de una década la tendencia apunta a que se incluyan servicios wearables para pasajeros, inteligencia artificial y realidad virtual para empleados.

Cloud computing o servicios en la nube

La modernización del sector transporte con el cloud computing puede tener grandes beneficios. En ese sentido, se prevé que el transporte del futuro sea más eficiente en cuanto a sus operaciones y procesos internos. Los empleados del área del transporte pueden mejorar su comunicación interna, debido a que tendrán todo lo que necesiten en la nube para realizar sus funciones.

Asimismo, el big data combinado con el cloud computing puede dar como resultado que se conozca mejor a los usuarios del transporte urbano o público. También se podrán detectar patrones de uso. Mediante el sistema cloud se puede dar mejores respuestas globales al transporte porque se recoge información de distintas fuentes. Esto será importante para la movilidad urbana.

A largo plazo no solo será útil para el transporte del futuro, sino también para el sector de logística. Esto hará necesario la creación de metabuscadores que faciliten la contratación online de servicios de mensajería o de e-commerce.

Big data

El big data ya se está empezando a utilizar en algunas ciudades para mejorar el tránsito vehicular. Por ejemplo, en Boston se emplea el big data para combatir uno de sus mayores problemas: los aparcamientos en doble fila. Para ello recopilan información de la plataforma Waze y de los vehículos de Uber.

Por otra parte, en Los Ángeles se sincronizan los semáforos con el nivel de tráfico. Así mismo, plataformas online buscan transformar digitalmente el parking. Ejemplo de esto es la app Parclick que comercializa abonos de aparcamiento multidía en estacionamientos públicos en sitios estratégicos.

Tecnologías móviles

Las tecnologías móviles jugarán un papel crucial en cuanto al transporte del futuro. Desde el punto de vista del usuario, se pueden encontrar miles de aplicaciones que facilitan el acceso al transporte. De allí que empiecen a demandar servicio de conexión wifi gratuita y aplicaciones para elegir mejores rutas. También los operarios del transporte del futuro tendrán sus propias aplicaciones para tomar mejores decisiones en cuanto al manejo del vehículo. Las grandes empresas automotrices de igual forma buscarán mejorar el rendimiento del transporte público y su seguridad.

Algunas de las aplicaciones móviles que están ganando relevancia son Immfly, la cual facilita la creación de entretenimiento multimedia, cuyo contenido se pueden visualizar desde cualquier dispositivo. Solo se necesita que el viajero disponga de una pantalla y acceso a un navegador web. Gogo Vision puede ser otra solución para lograr el entretenimiento inalámbrico.

Internet de las cosas

Con el internet de las cosas lo que se busca es que todos los objetos estén conectados. Por supuesto que esto se extiende hasta el transporte con la aceleración de mejores modelos de conducción autónoma y con el desarrollo de los vehículos autónomos. Esta tendencia parece que es innegable e imparable: los vehículos se conducirán sin intervención humana.

También estar conectado tanto tiempo permitirá que el marketing gane más relevancia. Las marcas saben que un viaje sea corto o largo es una oportunidad perfecta para promocionar sus servicios o productos. De hecho, Las empresas Exterion Media y Proxama han equipado 500 autobuses de Londres con tecnología beacon para enviar mensajes y contenidos personalizados a los viajeros.

Sostenibilidad del transporte

Ciertamente el transporte del futuro estará conectado con los objetos de su entorno e incluso se podrá dar una comunicación de coche a coche. Pero también se busca que la movilidad urbana y el transporte en general sean sostenible con el medioambiente. Para ello se empezarán a implementar nuevos modelos con alternativas a los combustibles fósiles.

Por ejemplo, los vehículos eléctricos son los más populares en este tema, pero también se pueden incluir las bicicletas y las motos eléctricas. Lo que se pretende no solo es reducir la contaminación ambiental, sino también aliviar la congestión en las calles. Por eso en las grandes urbes ya empezamos a ver el uso compartido de bicicletas.

En cuanto a los vehículos eléctricos, en Europa hay pruebas públicas para autobuses autónomos eléctricos. Se espera que estas acciones se repliquen por todos los continentes. China también cree fuertemente en esta tendencia, el 60 % de vehículos eléctricos están matriculados en China y son fundamentales para la iniciativa «Made in China 2025».

El transporte de futuro puede que haga uso de un nuevo tipo de combustible: el hidrógeno. Estos vehículos funcionan gracias a la reacción química del hidrógeno y del oxígeno. También vienen equipados con una pila de hidrógeno. La cuestión es que existen pocas hidrogeneras en el mundo, pero es una apuesta arriesgada que parece conquistar la movilidad en las próximas décadas.

Calles eléctricas

Dada la apuesta por vehículos eléctricos, recordemos que el transporte del futuro probablemente sea eléctrico, surge una necesidad común: la de repostar. Por ello, Tel Aviv se ha puesto manos a la obra para crear calles eléctricas. Estas permitirán que este tipo de vehículos puedan recargarse.

Este proyecto que luce tan futurista consistirá en una infraestructura eléctrica bajo el asfalto de las calles que recarga vehículos. El funcionamiento consiste en instalar receptores en el suelo de los vehículos que transmitirán la energía directamente al motor y a la batería mientras están en movimiento. De lograrlo, se convertirían en la primera ciudad con este tipo de calles. ¡Un paso, sin duda, innovador!

¿Cuáles son los medios de transporte del futuro?

Carros volares

carros voladores

El transporte del futuro puede que tengamos que buscarlo por los cielos con la llegada de los carros voladores. Este nuevo vehículo promete aliviar los problemas de tránsito en las grandes ciudades. Hasta el momento son más de 13 compañías que se encuentran desarrollando los autos volares.

Por esta línea apuesta la compañía Airibus. Vahana es el nombre que recibe uno de los prototipos de este tipo de coches de dicha empresa. Gracias a que sus alas rotan, Vahana puede volar como un avión, pero despegar y aterrizar como un helicóptero. Además, puede funcionar perfectamente como vehículo compartido. Vahana posee una autonomía de 80 kilómetros y se espera que llegue a nuestra vida en aproximadamente 10 años.

También, de la propia Airbus, se encuentra en desarrollo Pop.Up. Se trata de un vehículo que puede volar o desplazarse por las calles según requerimientos del usuario. Se trataría de un vehículo eléctrico multimodal. De igual forma, la apuesta más arriesgada es la de Uber, que pretende tener carros voladores que funcionen como taxi para transportar pasajeros a una velocidad de 250 kilómetros por hora.

La compañía que se encuentra más avanzada es Lilium, quienes ya han realizado algunas pruebas de su auto volador. La idea es que puedan tener en los aires un jet de cinco plazas que despegue y aterrice verticalmente. Entre los inversionistas de esta empresa se encuentra el cofundador de Skype Niklas Zennstrom.

Taxis drones

Transporte del futuro: Ehang taxi dron

Los taxis drones ya están listos para despegar en países como China. Tienen una autonomía de vuelo de unos 30 minutos o hasta 50 kilómetros de recorrido. Lo mejor de todo es que pueden trasportar hasta 120 kilogramos de peso. Estos taxis drones son un modelo ideado por la empresa EHang. Básicamente se trata de un monoplaza eléctrico pensado para transportar a una persona. ¡Todo de manera autónoma!

De acuerdo a sus fabricantes, se espera que para el año 2030 el 25 % del transporte se realice sin conductor. La forma de funcionamiento es muy sencilla: el usuario sube al vehículo elige el destino deseado en la consola principal ¡y listo! El taxi dron es dirigido desde un centro de control remoto a través de redes 4G. Si hay algún problema en el vuelo, este vehículo está programado para aterrizar en la zona más segura.

Por otro lado, en Dubái se espera iniciar pruebas con taxi drones. Hace algunos meses, la Autoridad de Carreteras y Transportes de la ciudad emiratí (RTA) informó del acuerdo con la compañía de aviación alemana E-volo. Este transporte del futuro se puede mantener en el aire por 27 minutos a una velocidad de 50 km/h. Se trata del Volocopter 2X, un avión biplaza no tripulado y eléctrico, que puede transportar hasta dos personas al mismo tiempo.

Trenes de alta velocidad

Hyperloop

Los trenes tal y como los conocemos actualmente tendrán un gran cambio: serán de alta velocidad. Elon Musk, que no deja de sorprendernos con sus apuestas futuristas, ha sido el encargado de hacernos soñar con trenes que lleguen a su destino mucho más rápido. A través de su compañía The Boring Company anunció la tecnología Hyperloop, que pretende disminuir la velocidad de los viajes. Es decir, ¡podrías ir desde Nueva York hasta Washington en tan solo 30 minutos!

Desde el 2013 se encuentran trabajando en este tren. Promete una velocidad de más de 1 000 kilómetros por hora. Este proyecto consiste en un tubo que contiene aire a una baja presión por el que unas cápsulas circulan sobre un colchón de aire. Puede transportar a 28 pasajeros y hasta tres vehículos en cápsulas diferentes.

Actualmente se habla de trenes de velocidad instalados en varias partes del mundo. Sin embargo, solo alcanzan velocidades iguales o superiores a 200 km/h. Al lado del Hyperloop, este tipo de trenes empezarán serían lentos.

Aviones supersónicos

Avión supersónico de la Nasa

La NASA fue la primera en hablar acerca de la posibilidad de diseñar aviones supersónicos. Ellos hace algunos años presentaron el Low Boom Fligth Demostration Quiet Supersonic Transport (QueSST). Este avión supersónico se encuentra en sus últimas fases de desarrollo. A finales de este año, se espera que se realice una reunión para definir cuándo estará autorizado este avión para despegar. ¿Sucederá en el 2021?

Este avión supersónico tiene dos retos por delante. El primero es evitar el boom sónico que se produce cuando un avión rompe la barrera del sonido. El segundo es que debe probar que no necesita excesivo uso de combustible. Una vez que se comprueben todas sus características técnicas, este avión tendrá luz verde para sobrevolar por algunas ciudades estadounidenses. ¿Sentará las bases para una generación de aviones supersónicos con uso comercial?

Pero la NASA no es la única que se encuentra trabajando en aviones supersónicos como el transporte del futuro. Por su parte, la startup Boom Supersonic ha presentado el primer prototipo funcional del XB-1. Ellos pretenden que este modelo sea completamente comercial. El problema es que cada boleto podría costar hasta 5 000 dólares. Este avión posee una longitud de hasta 60 metros de largo. Y podría transportar hasta 88 pasajeros.

Trajes voladores

Transporte del futuro: trajes voladores

Sí, al mejor estilo de los superhéroes, llegan los trajes voladores. Y nada más y nada menos que para el personal de salud. ¡Los verdaderos héroes que se encargan de nuestra seguridad y bienestar! Y ahora podrán cuidar de todos con trajes voladores. La compañía Gravity Industries es la encargada de desarrollarlos. La primera prueba fue realizada en Inglaterra.

Este traje volador viene equipado con propulsores. Además, utiliza más de mil caballos de fuerza y el equilibrio humano natural para funcionar. De momento, está pensando para rescatistas y personal de salud. Pero no se descarta que en un futuro lo veamos como medio de transporte.

Palabras finales

Para realmente vivir el transporte del futuro debemos esperar hasta el 2030, como mínimo. Pero desde ya sabemos que nos espera una movilidad totalmente diferente. En las próximas décadas los medios de transporte futuristas parecen perfilarse mucho más conectados y más rápidos.

Seguramente los tiempos de espera se reducirán enormemente y la capacidad de comunicarnos estará en su pleno auge. ¿Ansioso por el transporte del futuro? ¡Nosotros sí! Todos estos nuevos vehículos suenan altamente prometedores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here