Aunque los coches eléctricos se presentan como la solución de la movilidad para el futuro, su incorporación en el mercado todavía marcha a paso lento. Esto se debe a sus limitaciones todavía existentes, entre las que destacan su autonomía y baterías.

Los coches eléctricos actuales solo pueden recorrer una cierta cantidad de kilómetros antes de detenerse. La duración de su autonomía oscila entre los 200 km y los 800 km con una sola carga. Y una vez se recorren estos kilómetros, el coche debe detenerse por algunas horas para recargarse.

Para enfrentar esta limitación, se tienen dos abordajes. El primero es aumentar la autonomía de los autos eléctricos y reducir los tiempos de carga. Para ello, la investigación en estos campos ha sido probar nuevos materiales, mezclas y tamaños. Esto ha logrado grandes avances como una carga rápida y sorprendentes autonomías de 800 km.

Otra de las líneas de investigación es un poco más innovadora. Se trata de baterías intercambiables para coches eléctricos. Esta se presenta como la forma más rápida de cargar vehículos eléctricos. Solo tendrías que llevar tu auto a una estación especial y en tres minutos intercambiarían las baterías agotadas por otras cargadas.

Baterías intercambiables para coches eléctricos de NIO

baterías de coches eléctricos TIPOS

Existen algunos fabricantes que han decidido apostar por esta última opción. Uno de ellos, y el que más fuertemente ha apostado, es el fabricante chino NIO. Con el apoyo de las autoridades chinas, han visto la facilidad de pasarse a un modelo de sustitución rápida y sin dificultades de baterías.

NIO ofrece un servicio de baterías intercambiables para coches eléctricos. Son estaciones de intercambio que permitirían a los usuarios recargar el coche en tres minutos. Las baterías se desprenden del vehículo y son reemplazadas por baterías completamente cargadas. Este proceso se lleva a cabo con robots que permitirían disfrutar de una autonomía casi ilimitada y sin esperas.

Frente al uso se les dará a las baterías que se hayan descargado existen dos opciones. Las que todavía tengan vía útil se incorporarán a otros coches una vez recargados. En el caso de que estén desgastadas, se reciclarán.

Otra compañía que se ha sumado a esta estrategia es GAC Group, también china, que está estudiando la posibilidad de construir estaciones de intercambio de baterías. Por su parte, la compañía SAIC, con sede en Shanghái, prometió un banco de baterías para finales de este año.

La dificultad en esta estrategia no es tanto crear baterías intercambiables como crear la infraestructura con las estaciones de carga para ello. Para lograrlo, será necesario un estándar y una red de baterías disponibles en toda el área para facilitar la distribución.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here