¿Te has preguntado cómo sería una ciudad sin el incesante ruido de los coches? Esta es una pregunta que ha comenzado a encontrar respuestas significativas con el avance de la tecnología y la inclusión de sistemas propulsados por energía eléctrica para el funcionamiento de vehículos. Es así como los coches eléctricos tienen emisiones sonoras muy bajas —casi nulas—, lo que permite reducir la contaminación acústica. Pero… ¿realmente estamos preparados para lidiar con los coches eléctricos silenciosos? Algunas investigaciones han determinado que no lo estamos y que, por el contrario, se requiere de ruido en coches eléctricos para responder por la seguridad vial de manera efectiva.

En el presente artículo de Futuro Eléctrico te contamos sobre cómo debe ser el ruido en coches eléctricos, su importancia y las normativas existentes alrededor del tema.

¿Por qué los vehículos eléctricos no hacen ruido?

ruido en coches eléctricos

El silencio de los coches eléctricos es una de las características más particulares de este tipo de vehículos y marca la diferencia con los vehículos tradicionales. En estos últimos, el motor de combustión funciona —como su nombre lo indica— mediante la combustión de hidrocarburos y la coordinación de engranajes, cadenas y otros elementos que permiten el desarrollo del proceso. Aunque esto funciona perfectamente para poner el vehículo en movimiento, inminentemente va a generar sonido.

En cambio, el ruido en coches eléctricos tiende a ser casi nulo debido a que funcionan a través de electroimanes y piñones con fricción mínima y apenas perceptible, otorgando, además, mayor autonomía. Debido a que no hay elementos en constante roce, el nivel del ruido disminuye y es por esto por lo que se considera a los coches eléctricos silenciosos, especialmente cuando se conducen a una velocidad menor a los 20 km/h.

En el caso de los coches híbridos, es el motor eléctrico el que inicia el movimiento del vehículo. Esto hace que el vehículo se mueva por varios kilómetros con cero ruidos y cero emisiones. Ahora bien, la batería de los coches híbridos se recarga automáticamente aprovechando el frenado regenerativo y la inercia. De esta manera, el vehículo seguirá rodando silenciosamente.

Lectura recomendada: 

Silencio de los coches eléctricos: lo bueno y lo malo

Sí. El casi nulo ruido en coches eléctricos implica una gran ventaja cuando se piensa en términos de contaminación auditiva. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha determinado que este tipo de contaminación es una de las causas principales para la disminución de la salud de las personas. Ella puede implicar daños físicos —como la pérdida de la audición— o daños psicológicos —como ansiedad o estrés—. Al no estar en constante interacción con la rumorosidad de los vehículos tradicionales, las personas se relacionan mejor con su entorno y disfrutan plenamente de él.

Aunque esto puede significar un gran beneficio, los coches eléctricos silenciosos implican también riesgos importantes para la seguridad vial. El poco ruido en coches eléctricos elimina el equilibrio visual y auditivo que necesitan los peatones y los conductores para transitar con seguridad en las calles.

Lo anterior quiere decir que a falta del ruido en coches eléctricos, se disminuye la capacidad del peatón, ciclista o demás conductores para reconocer que hay un vehículo cerca y a una velocidad determinada. Si la persona en tránsito no ha logrado identificar visualmente un vehículo, estará en riesgo inminente de un accidente.

Junto a esto, el riesgo también aumenta para el conductor de los coches eléctricos silenciosos. El sonido producido por la mecánica del carro le permite al conductor identificar la fuerza del motor y la velocidad promedio en la que se encuentra. Sin sonido, el conductor puede exceder fácilmente los límites de velocidad, poniendo en riesgo su vida y la de los demás. Además, el sonido también alerta al conductor sobre mal funcionamiento o daños en el sistema.

¿Cuál es la normativa europea para ruido en coches eléctricos e híbridos?

ruido en coches eléctricos

Como respuesta a los riesgos antes mencionados, a partir del año 2019 la Unión Europea (UE) estableció una nueva normativa para incluir niveles mínimos y máximos de ruido en coches eléctricos e híbridos de nueva homologación. Esto hace obligatoria la actualización de los requisitos del Sistema de Alerta Acústica de Vehículos (AVAS).

Esto con la intención de incluir un sonido que indique cuando el vehículo circula a menos de 20 km/h y cuando circula en reversa. La legislación señala que dicho sonido deberá parecerse al emitido por un motor de combustión tradicional y debe encontrarse entre los 56 y los 75 decibelios.

Gracias a esta normativa, los peatones y usuarios vulnerables sabrán sobre algún vehículo circulando a baja velocidad o que no se encuentra en su campo de visión.

¿Qué es el AVAS?

El AVAS, como se mencionó anteriormente, es el Sistema de Alerta Acústica que permite responder a la normativa europea señalada. Este dispositivo se activa de manera automática y, por lo menos en la Unión Europea, no puede ser desconectado por el usuario. El sistema solo se desactivará automáticamente cuando el vehículo supere los 20 km/h, ya que a mayor velocidad el sonido de la rodadura sobre la superficie será suficiente para alertar a peatones y ciclistas.

El sistema AVAS se incorporó a la homologación de modelos de coches eléctricos a partir del 01 de julio del 2019 y se dio un plazo de dos años para incorporarlo en los vehículos ya comercializados.

Vale la pena aclarar que el sonido del sistema AVAS no es común en todos los coches eléctricos. La normativa europea estableció que cada fabricante podrá elegir los sonidos, siempre y cuando cumplan con los decibeles establecidos y con los límites máximos de rumorosidad del tráfico durante el día y durante la noche.

¿Cómo suena un vehículo eléctrico? Así es el ruido en coches eléctricos

Respondiendo a los parámetros establecidos por la Unión Europea sobre el ruido en coches eléctricos, algunos fabricantes han hecho interesantes apuestas con relación a los sonidos a incluir en sus vehículos. A continuación, te presentamos algunos de los más interesantes.

Nissan

Canto es el nombre otorgado por Nissan a su sistema AVAS. La «banda sonora» de sus vehículos eléctricos fue diseñada en asociación con Man Made Music. El diseño del sonido tomó más de nueve meses y no responde necesariamente al sonido del motor de combustión.

El sistema de ruido en coches eléctricos de la Nissan es una secuencia de punteo de guitarras, instrumentos de viento y algunos otros tonos sintetizados mezclados a través de un software. El sonido se produce a través de los altoparlantes ubicados en los parachoques para indicar que el vehículo acelera, desacelera o se mueve a velocidad constante.

Jaguar

Con el lanzamiento del Jaguar I-Pace, un SUV 100% eléctrico, el fabricante se convirtió en uno de los primeros en introducir el AVAS en los vehículos. En el caso de Jaguar, el sonido se asemeja al de un motor, pero tiende a ser menos intrusivo y un poco más ficticio.  

El sonido será complementado con un sonido intermitente y más agudo cuando el carro marcha para atrás.

Volkswagen

La marca se ha asociado con el compositor Leslie Mandoki para diseñar un tono artificial, robótico y futurista que permita alertar a los peatones, ciclistas y conductores sin afectar el bienestar auditivo. Además, la marca apuesta porque el sistema AVAS no solo alerte, sino que también defina la identidad de sus coches eléctricos.

Tesla

El ruido en coches eléctricos de Tesla, especialmente el de su modelo Tesla Model 3, es similar al sonido de un avión aterrizando o despegando. Es un sonido continuo que logra indicar de manera asertiva el comportamiento del vehículo. Por ahora, responde a los parámetros autorizados, aunque Musk busca poder llegar a modificar el sistema para producir sonidos diferentes como el sonido de una cabra o el sonido del viento.

Relacionado: 

Porsche

El sonido diseñado por los fabricantes de vehículos deportivos se mantiene dentro de las regulaciones europeas, pero sin dejar de lado la fuerza y velocidad a la que se puede llegar con estos vehículos. El sonido es continuo y potente cuando se acelera. Al momento de encontrar una velocidad estable y mayor a 50 km/h, este se mezcla con el Electric Sport Sound, un sonido particular de los motores eléctricos a alta velocidad.

Palabras finales

Sin duda alguna, la expectativa por los coches eléctricos silenciosos ha llegado a su fin y no de la manera esperada. Pero este final llega con ventajas de seguridad y responsabilidad vial. Un nuevo desafío para los fabricantes será responder a las nuevas normativas de manera adecuada, sin poner en riesgo la comodidad de sus usuarios y la eficiencia de sus vehículos.

Ahora el reto se centra en descubrir cuáles sonidos son verdaderamente adecuados para un vehículo sin desestimar la importancia de la reducción de la contaminación auditiva en las ciudades. ¿Crees que alguno de estos fabricantes está por lograrlo?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here