La tecnología está creciendo a un ritmo tan acelerado que ha dejado de lado diversas creencias. Surgen nuevas corrientes, como el transhumanismo, y polémicos conceptos, como la singularidad tecnológica, que será clave para lo que viviremos dentro de unas décadas.

Las tecnologías que vemos en la actualidad pueden quedar obsoletas. Según algunas posturas, casi sin darnos cuenta los humanos empezaremos a ser sustituidos por robots y ordenadores superpotentes. Se intervendrá en la humanidad de una forma que solo se ha alcanzado a ver en series y películas.

Ante este escenario, es importante que conozcamos en qué consiste la singularidad tecnológica y cuándo se prevé que irrumpa en nuestras vidas.

¿Qué es la singularidad tecnológica?

humano modificado por la singularidad tecnológica

La singularidad tecnológica se define como la capacidad que tendrán los robots, equipos de cómputo o redes informáticas de mejorarse a sí mismos. El concepto plantea que estas máquinas serán capaces de corregir sus errores y tener autonomía para autodesarrollarse. Según esta visón, cuando se llegue a la singularidad tecnológica la intervención de los seres humanos quedará relegada a segundo plazo porque se habrá creado un tipo de inteligencia superior.

RecomendadoTipos de Inteligencia Artificial | Débil, general y superinteligencia

La singularidad tecnológica encuentra sus bases en la Ley de Moore, la cual establece que cada dos años se duplica el número de transistores en un microprocesador. Esto quiere decir que la tecnología crece a pasos agigantados, algo que tiene que ver muchísimo que ver con la acelerada era tecnológica que estamos viviendo.

Este crecimiento es tan rápido que incluso puede superar la inteligencia humana. De manera que la singularidad tecnológica establece que las máquinas serán más eficientes en cuanto a capacidad intelectual e incluso física. Esto es tan polémico porque sugiere que posiblemente se salga de nuestro control.

La singularidad tecnología, además, puede traer cambios sociales que los seres humanos aún no somos capaces de predecir. Pues se desarrollarán formas de inteligencias que aún no comprendemos. 

De acuerdo con el científico Vernor Vinge, la singularidad tecnológica se puede alcanzar de maneras diferentes. Estos son algunos de los caminos:

  • Mediante el desarrollo de una generación de superordenadores que igualen la inteligencia humana y que tenga potencial para superarla.
  • A través de las redes de ordenadores que tengan similitud a las redes neuronales.
  • Al desarrollar sistemas que permitan que un humano se comporte como un ser superinteligente.
  • Al manipular biológicamente al ser humano con el propósito de hacerlo más inteligente.

Origen e historia de la singularidad tecnológica

brazo-de-humano-y-robot

El origen de la singularidad tecnológica se remonta al año 1957 cuando el científico John von Neumann utilizó el término «singularidad» por vez primera. En un principio, hacía referencia a que los acelerados cambios en la tecnología pudiesen modificar nuestros hábitos de vida.

Pero la gran popularidad de la singularidad tecnológica se alcanzó gracias a Vinge luego de la publicación de un artículo de opinión titulado «The coming technological singularity: how to survive in the post-human era». En él Vinge señala que la singularidad está atada a la creación de máquinas inteligentes. Asimismo, indica que la inteligencia artificial o los interfaces cerebro-ordenador son consecuencias de la singularidad.

Sin embargo, no es sino hasta 1997 cuando se empieza a estudiar, con cierta timidez, la singularidad. Pero este concepto y su estudio no se hizo tan popular. Ni siquiera impactó a la comunidad científica debido a que muchos pensaban que se trataba de una idea utópica. Fue en el 2005, gracias a Eliezer Yudkowsky, que se empieza a debatir en los medios de comunicación sobre la singularidad tecnológica.

La idea fue creciendo hasta que en el 2007 empresas como Google, Autodesk, ePlanet Ventures, patrocinan la creación de la Universidad de la Singularidad. Una organización cuya misión es educar, inspirar y empoderar a los líderes en este tema. De momento no está acreditada como universidad, pero sí sirve de apoyo y alternativa a las universidades tradicionales.

Vint Cerf, Chris DiBona, Tom Byers y Paul Saffo son algunos de los científicos que apoyan esta universidad. Incluso algunos se han atrevido a mencionar que tenemos que llegar preparados a la singularidad tecnológica porque este concepto tiene potencial para convertirse en una rama del conocimiento, tal como sucedió con la medicina cuando se descubrieron los genomas.

Caminos hacia la singularidad tecnológica

Representación de un cerebro humano con circuitos tecnológicos

La singularidad tecnológica encuentra diferentes caminos para manifestarse. Puede ser mediante la inteligencia artificial fuerte o a través de los diversos tipos de superinteligencia, los cuales han sido clasificados por Alejandro Madruga en su libro Inteligencia artificial: el futuro del hombre.

Inteligencia artificial fuerte

Los científicos hablan de que la inteligencia artificial fuerte puede ser clave para el desarrollo de la singularidad tecnológica. Esto se debe a que podemos vivir una «explosión de inteligencia» pues gracias a las nuevas tecnologías se puede construir una inteligencia que se asemeje a la humana.

¿Por qué se cree que esto es factible? Porque la inteligencia básica del cerebro humano no ha tenido un cambio significativo en el último milenio; mientras que la inteligencia artificial crece (y se perfecciona) cada día.

La inteligencia artificial fuerte, también conocida como IAF, busca grandes avances en la aplicación y la mejora de complejos algoritmos matemáticos. Al mismo tiempo, pretende que las máquinas no solo tengan inteligencia, sino que puedan desarrollar sensibilidad, sabiduría y conciencia.

Tipos de superinteligencia

Superinteligencia artificial

En primer lugar, se encuentra la superinteligencia artificial; la cual se define como una creación que supere a la capacidad intelectual humana. De hecho, se espera que la consciencia sea codificable, es decir, que pueda ser descargada del cerebro y copiada a un soporte digital. Esta superinteligencia artificial igualará y superará a los humanos, en cuanto al nivel y forma de pensamiento.

RelacionadoPasar un cerebro al ordenador | ¿Estamos cerca de la inmortalidad?

No obstante, y a pesar del desarrollo que hoy vemos en la computación y en ordenadores superpotentes, para llegar a la singularidad tecnológica por esta vía se necesita crear una computadora que sea capaz de superar, o en su defecto, igualar, la capacidad de aprendizaje humana. Y aún queda mucho para lograrlo.

Superinteligencia colectiva

En segundo lugar, aparece la superinteligencia colectiva. Bajo este concepto se propone una red donde humanos y máquinas puedan cooperar los unos con los otros. Dialoga con la filosofía de inteligencia colectiva de Pierre Lévy.

En la superinteligencia colectica juega un papel importante el internet y el contexto que se está viviendo con la web 2.0 y el crecimiento de la web 3.0. Puede ser un medio de singularidad tecnológica porque daría paso de manera natural una inteligencia superior a la humana.

¿En qué estado se encuentra? De momento, con lo que se comparte en foros o redes sociales se está contribuyendo a lo que se conoce como web semántica. Y, por supuesto, esto es una expresión de la cooperación.

Superinteligencia híbrida

En tercer lugar, se habla de superinteligencia híbrida; puede ser un concepto bastante futurista. Estaríamos hablando de cyborgs, es decir, fusionar a los humanos con las máquinas a través de chips, implantes o prótesis. La idea es que surja una nueva era posthumana, donde se transcienda a la condición humana. Las corrientes transhumanismo y posthumanismo proponen la evolución hacia humanos mejorados.

Superinteligencia biológica

Finalmente, llegamos a la superinteligencia biológica, que centra sus esperanzas en la ingeniería genética. Dentro de la singularidad tecnológica puede ser el concepto más futurista. Se habla de desarrollar algunos avances que actualmente se encuentran en debate como la eugenesia negativa o positiva, así como la clonación.

¿Cuándo llegará la singularidad tecnológica?

Posthumano, modificado gracias a la tecnología

Sobre la llegada de la singularidad tecnológica hay posturas encontradas, desde los que afirman que está muy cerca hasta los que la sitúan dentro de unas décadas.

Para Elon Musk la llegada de la singularidad tecnológica puede ser más rápido de lo que se cree. El fundador de Tesla, SpaceX y Neuralink, sostuvo que todo sucederá en cinco años. Sí, en el 2025, según sus palabras, todo comenzará a ponerse inestable y extraño. Asegura que a partir de esta fecha la inteligencia artificial superará a la humana.

Un poco más distante en el tiempo se posiciona Vinge. Apuesta a que la singularidad tecnológica se alcanzará en el 2030. Muchos especialistas en el área coinciden con esta opinión. Desde esta perspectiva, falta una década para que sigamos viviendo una verdadera transformación en cuanto a la tecnología.

Por su parte, el científico e inventor Raymond Kurzweil en su libro La singularidad está cerca ofrece una visión más lejana. De esta manera, Kurzweil espera que la singularidad tecnológica llegue en el 2045; 15 años más tarde que lo expresado por Vinge. Sostiene que todo lo que ocurra antes de ese tiempo no se puede denominar singularidad.

En el 2011, Kurzweil se atrevió a afirmar que a finales de esta década los ordenadores serán más inteligentes. Esta predicción es mucho más realista y corresponde a lo que estamos viviendo. Pero no necesariamente implica que puedan transcender a los humanos en cuanto a capacidad intelectual.

Por otro lado, el 2040 es la fecha promedio para hablar de la llegada de la singularidad tecnológica. Así quedó demostrado en la Cumbre de la Singularidad del 2012. Aunque cada científico tiene su propia fecha y argumenta razones, se puede decir que el 2040 es la media.

Sin embargo, científicos como Steven Pinker indican que es improbable que esto suceda. En ese sentido, Pinker dice que estas son proyecciones futuristas imposibles. Argumenta que las máquinas jamás podrán tener la inteligencia humana.

Este científico menciona que en décadas pasadas se hablaba de automóviles de propulsión nuclear o de ciudades bajo el agua. Todos esperaban vivir esa era para la fecha actual, pero no sucedió. ¿Pasará lo mismo con la singularidad tecnológica? ¿Solo se está alimentando una idea utópica? Para Pinker, es así.

Palabras finales

Lo innegable en este caso es que estamos creciendo tecnológicamente y el avance es mayor a lo que se veía hace siglos atrás. Pero todavía al ser humano le espera un camino prometedor y lleno de incertidumbre. Este puede culminar en que la vida tal y como la conocemos, e incluso nuestra apariencia física, tenga modificaciones.

La idea de alcanzar la singularidad no parece del todo ilógico. Pero esto no sucederá de un día para otro. Según Vinge, será un proceso lento y gradual, por lo que aprenderemos a tomarlo con naturalidad.

José Luis Cordeiro, profesor, fundador y asesor en Energía de Singularity Technology, durante una entrevista, explicó a qué nos referimos con la llegada de la singularidad: «Ese será el fin de la edad humana y el inicio de la edad posthumana. Es decir, de humanos aumentados, mejorados, más inteligentes, más éticos, más amorosos». Pero ¿ciertamente será así? Nos enfrentaremos a un dilema moral y filosófico.

En unos años, podremos saber con claridad si se logró o no la singularidad tecnológica. De momento, todos nos mantenemos a la expectativa de los cambios que sucedan.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here