Vivimos en un mundo donde la tecnología se apoderó de nuestra realidad llegando a impactar directamente en la manera en cómo nos desenvolvemos o comunicamos. Por ejemplo, ¿necesitas recuperar el contacto con alguna persona? Tienes a tu disposición redes sociales para buscarle y hasta te podrás enterar de sus gustos, a qué se ha dedicado en los últimos años y cualquier otro tipo de información en tan solo pocos clics. Y, con un par de comentarios, ya estarás interactuando con otro ser humano.

Absolutamente toda la vida humana se ha transformado por la tecnología. Lo vemos en el turismo, donde aplicaciones móviles permiten hasta al turista más despistado ubicarse e, incluso, te dan una guía sobre las calles y avenidas que debes transitar. La tecnología modificó las formas de trabajo: esto se pone de manifiesto con los nómadas digitales y el home office. Y así son numerosos los ejemplos que tenemos.

Suena exagerado, ¿cierto? Pero piensa cuándo fue la última vez que no usaste durante varios días algo relacionado con la tecnología. Es prácticamente imposible hacerlo, dependemos de la conectividad que nos da nuestro smartphone y hasta de los televisores que se pueden conectar a internet. De hecho, con el internet de las cosas casi cualquier artefacto (como electrodomésticos) tiene conexión a la red.

Quizás no hemos tomado la consciencia suficiente, pero mientras todo esto sucede estamos evolucionando como especie. Tanto así que muchos pensadores del siglo XXI aseguran que estamos pasando del Homo sapiens al Homo digitalis, una especie de evolución (o involución para los más críticos) que está inherentemente relacionada con el posthumanismo.

En este artículo de Futuro Eléctrico, vamos a conocer a profundidad en qué consiste el Homo digitalis. ¿Cuáles son sus riesgos y beneficios? ¡Continúa esta lectura!

Toda la tecnología tiende a crear un nuevo entorno humano… Los entornos tecnológicos no son meramente pasivos recipientes de personas, son procesos activos que reconfiguran a las personas y otras tecnologías similares.
Marshall McLuhan.

¿Qué es el Homo digitalis?

Hombre feliz utilizando la tecnología

Para entender mejor de qué se trata esta premisa, tenemos que hablar de la definición de Homo digitalis. En ese sentido, es la consecuencia de estar constantemente expuesto a la tecnología, se trata de una nueva forma de comportarse, donde los que tienen ciertas características más notorias son aquellos que han nacido en esta era digital, como la generación Z. Sin embargo, hombres y mujeres de diferentes edades de una u otra forma también pueden ser considerados como Homo digitalis tempranos.

En teoría, estos individuos tienen una conducta diferente. Su manera de interactuar o, en definitiva, su interacción social es impersonal, con un marcado uso de pantallas y dispositivos móviles. También hay menor capacidad de concentración. Esta nueva especie humana no concibe su realidad sin internet.

Un Homo digitalis no es un enamorado de lo clásico, sino que más bien celebra los últimos hitos de áreas como el big data, 5G, inteligencia artificial o machine learning. Paradójicamente, su forma de pensar es mucho más lineal, menos centrada en la búsqueda de la información, porque la respuesta a muchas de sus interrogantes están en los principales motores de búsqueda.

Características del Homo digitalis

Mujer evolucionado gracias a la tecnología | Homo digitalis

1. Su vida se convierte en un espectáculo público

Una de las principales características de esta presunta evolución humana y la tecnología es que la vida deja de ser privada. Todos los usuarios de redes sociales, conscientes o inconscientemente, sienten la necesidad de contarles a todos qué están haciendo. Y se ha formado una suerte de competencia donde todo se trata de la idealización.

¿Hiciste un viaje a la playa?, ¿fuiste a un concierto?, ¿decidiste salir a cenar? Tienes que postearlo de la forma más paradisíaca posible. La vida virtual de un Homo digitalis es idílica. Tienes que dejar a todos impactados con una fotografía o un vídeo. En redes sociales donde predomina el uso de texto también tienes que posicionarte como una persona intelectual, con una opinión bien formada sobre distintos tópicos. En resumen, la vida pasa a ser un espectáculo, donde la recompensa son un like y un share.

2. Atención deficiente o superflua

El acceso que tienen a la cultura, libros, arte e historia es gigantesco. Cada día se suben miles de horas de contenido en internet, hay libros y ebooks de todos los temas, hay cada vez más artistas compartiendo su arte. Sin embargo, la atención que se le da a estas joyas es efímera y deficiente. No se centran en detalles ni están conscientes del trabajo detrás de estas obras. Un Homo digitalis siempre está pendiente de qué es lo que sigue, sin antes reflexionar o sacar conclusiones.

Lecturas sugeridas:

3. Valoran la inmediatez

Esta «nueva especie humana» no está dispuesta a esperar para ver cumplidas sus demandas o caprichos. Esperan que todos los procesos sean inmediatos, quieren tener una respuesta ya. Si no se sienten satisfechos, entonces, pasan a lo siguiente.

4. Estado de sobreexcitación

Otra de las características de un Homo digitalis es que esta exposición continúa a datos y a información hace que entren un estado de alerta permanente. Nadie quiere perderse la última tendencia y, a su vez, todos quieren ser el motivo de esa tendencia. Podríamos decir que se trata de un estado de sobreexcitación perenne.

Al respecto, Raúl Bachiller en un artículo de opinión publicado en El Mundo y titulado «Homo digitalis», asegura que estas personas son propensas a sufrir enfermedades como ansiedad o trastorno obsesivo compulsivo. Bachiller, ejemplifica este estado de sobreexcitación:

Todo este diluvio de información, su inmediatez y la fragmentación de la identidad también hacen del Homo digitalis un ser enfermo. (…) Basten como ejemplo las personas que no pueden resistir una sesión de cine, una obra de teatro, un concierto, o incluso un oficio religioso, sin consultar su teléfono móvil.

5. Viven su vida detrás de una pantalla

Para un Homo digitalis tener exposición a múltiples pantallas es lo normal. De hecho, hasta pueden estar usando su teléfono móvil y al mismo tiempo estar consumiendo contenido en una Tablet u ordenador.

Quizás te interese:

6. Están bien informados y tienen sentido social

Una sexta característica de un Homo digitalis es que sabe muchísimo sobre noticias en el ámbito social no solo de su país, sino del mundo entero. Esto le ayuda a tener mayor consciencia acerca de algunos problemas sociales globales, como el calentamiento global.

Posibles beneficios

Nueva especie humana por la tecnología

Ser un Homo digitalis no necesariamente es negativo, como todo cambio, es inevitable que tenga detractores y se necesitará un proceso de adaptación. ¿Hay ventajas? Pues uno de los principales beneficios es que estas personas pueden llegar a ser más empáticas y preocupadas por ser generadores de tecnologías que ayuden en todas las áreas del desarrollo de la sociedad.

Asimismo, son conscientes de que la inmediatez de la tecnología puede ser útil para difundir temas sociales. Al respecto, Silvia Naya, psicóloga especialista en niñez, adolescencia y familia, en entrevista para El Clarín, dice:

Son conscientes de la necesidad de cambios importantes para que el mundo cambie. Usan la inmediatez de la tecnología para la participación social y política de los jóvenes y para crear conciencia.

Este nuevo ecosistema incluso está cambiando la forma de generar noticias. Por ejemplo, recientemente millones de personas acudieron a la red social TikTok para informarse acerca de la guerra entre Ucrania y Rusia. Esto fue tan increíble que 30 de las principales estrellas de TikTok se reunieron en una llamada de Zoom con miembros de la Casa Blanca en Estados Unidos para recibir información clave sobre la guerra que se desarrolla en Ucrania, según destaca The Washington Post.

Y este cambio en el esquema de la información se da precisamente por el Homo digitalis. La tecnología cambió la manera de comunicarse e informarse. Los medios de comunicación tendrán que ajustarse para poder seguir estando vigentes. De esta forma, un Homo digitalis es un ser más centrado en la actualidad global y en los problemas sociales. Y estas ganas de ser soñador y generoso es lo que hará que el mundo cambie y avance.

Por supuesto, que una red social haya sido la principal fuente de información despertó polémica entre quienes critican fehacientemente la posibilidad de que el Homo digitalis sea una evolución humana. Pero ¿qué hacemos la mayoría de las personas cuando queremos saber una noticia que está aconteciendo?

Algunos riesgos

Ojo para sistema de cifrado | Homo digitalis

Pensar que esta «nueva evolución humana» no tendrá riesgos es una idea simplista. Es lógico que, como todo, tendrá ventajas y desventajas. En cuanto a los riesgos, Analía Almada, Psicóloga Clínica y Evaluadora, también durante una entrevista para El Clarín, explicó lo siguiente:

En los niños actuales, se está perdiendo la motricidad fina, a causa de encontrarse rodeados de dispositivos digitales, lo que ha cambiado su juego, y donde la atención solo es dirigida hacia aparatos que brillen, hablen, tengan música y los pueda deslizar con un dedo, con lo cual, los libros, los muñecos, las cocinitas o las herramientas ya no forman parte de los intereses de un infante.

También, es importante mencionar que al estar rodeado de tecnología todo el día, un Homo digitalis deberá enfrentar riesgos de ciberseguridad y fuga de datos. Por eso, se necesitarán sistemas de cifrado más robustos. Y es que la delincuencia informática aumentará, con ello, los casos de robo de identidad, pérdida de información, posverdad y fake news.

Otra de las consecuencias es que se necesitarán mejores dispositivos de almacenamiento de datos para guardar toda la información. Un terabyte en pocos años quedará obsoleto y será incapaz de guardar los datos que una persona consume. De allí que ya se estén planeando soluciones como utilizar el ADN como un disco duro del futuro.

Diferencias entre un Homo digitalis y un Homo sapiens

Mujer humana afectada por la tecnología

Pero si estamos ante una posible nueva especie humana, ¿cuál sería la principal diferencia con respecto a los Homo sapiens? Para quien no lo sepa, un Homo sapiens es un género de primates homínidos que comprende al ser humano actual y que se caracterizan por poseer bipedalismo y cerebros grandes y complejos. Por su parte, un Homo digitalis, como lo hemos dicho a lo largo de este artículo, vendría siendo su evolución.

Evidentemente, hay grandes diferencias entre un Homo digitalis y un Homo Sapiens. La principal es que a través de la tecnología un Homo digitalis crea identidades que pueden ser reales o ficticias, y paralelamente amasan una comunidad que validan sus acciones y pensamientos. Esto se ve reflejado en los últimos años, con los famosos o influencers en redes sociales, que son un grupo de personas con millones de seguidores, quienes exponen su vida.

Este contexto social crea dependencia para el Homo digitalis y no conciben otra manera de comunicarse. Hasta los encuentros face to face siguen teniendo un uso marcado de internet y social media en general. En contraposición, un Homo sapiens es mucho más sensible al contacto físico, su forma de relacionarse le da mayor valor a lo presencial.

Por otro lado, Almada, expresó cuál es, desde su punto de vista, la principal diferencia entre un Homo digitalis y un Homo sapiens:

Hoy el Homo digitalis obtiene estos resultados googleando, mientras que el sapiens ha atravesado una evolución de tiempos y paradigmas, con el uso del pensamiento crítico, abstracto, e investigación constante que lo lleva a descubrir y desarrollar  la tecnología. El digitalis la usa, navega y la transforma, la atraviesa y la convierte; el Sapiens la genera, la construye y la descubre. El Homo sapiens necesita del contacto con el otro, en presencia, persona a persona, logrando el canal de comunicación. Para el digitalis, no se requiere de tener otro presencial para desarrollar un diálogo, simplemente basta con conectarse a una red, enviar un mensaje o grabarlo.

El Homo digitalis en la cultura

Modificación cognitiva de la tecnología en la humanidad

Acerca del Homo digitalis se puede encontrar varias fuentes que tratan de este tema. Román Cendoya es un periodista español que ha sido una de las principales figuras que han abordado este tópico. Su libro Revolución. Del Homo sapiens al Homo digitalis se ha posicionado como una verdadera referencia para entender tanto la definición de Homo digitalis como la relación entre esta evolución humana y la tecnología.

De esta manera, el autor identifica tres tipos de hombres que entran en la categoría de Homo digitalis:

  • Prebotónicos: Quienes han tenido que adaptarse al desarrollo tecnológico y que tienen dificultades para interactuar con las nuevas tecnologías.
  • Botónicos: Son pioneros en la incorporación de la tecnología a la vida social, ya que la tecnología llegó a su vida cuando aún eran pequeños.
  • Táctiles: El nombre de Homo digitalis corresponde en toda regla a esta personas, de acuerdo al autor. Son nacidos en esta era y sienten la tecnología como una extensión de sus vidas. Están conectados siempre y no tienen dificultades para entender el funcionamiento de nuevos gadgets.

Por otro lado, el Homo digitalis fue usado como el tema central de la serie alemana del mismo nombre en 2017. En 7 episodios, su reparto, encabezado por los actores Helen Fares, Ian Pearson y Christopher Lindinger, abordan preguntas como las siguientes: ¿llegará un momento en que nuestro cerebro deje de pensar sin un ordenador?, ¿cuándo consideremos el sexo digital mejor que el real?, ¿y convertir nuestro cuerpo en una máquina similar a un cíborg? Todo para tratar darle contexto a la gran interrogante: ¿estamos evolucionando hacia una nueva especie, el Homo digitalis?

Tribus: ¿subcultura del Homo digitalis?

Hombre usando la tecnología en la vida diaria | Homo digitalis

Es muy temprano para hablar de las posibles modificaciones naturales y orgánicas en el cuerpo físico que provocará esta nueva especie humana. Pero algunas personas que se han atrevido a experimentar las modificaciones corporales están siendo consideradas como tribus o una subcultura del Homo digitalis. Algunas de ellas son:

  • Biohackers: También conocidos como biólogos de garaje, hacen ciencia ciudadana. Son un grupo de personas sin conocimientos académicos sobre temas científicos, médicos o biológicos que han decidido experimentar con sus cuerpos. Sus logros, conclusiones y teorías las comparten con otros. Ellos buscan tener una vida más simplista a través de la tecnología.
  • Cíborgs: Popularmente los cíborgs son personajes de obras de ciencia ficción, pero en la realidad ya hay fusiones hombre-máquinas. En algunas ocasiones se da cuando se agrega una prótesis artificial para solventar un problema médico. Pero también hay casos donde personas voluntariamente deciden cambiar partes humanas por extremidades mecánicas o instalan microchips subcutáneos. Esto es posible gracias a los avances de la robótica y la nanotecnología.
  • Grinders: Están influenciados por el movimiento punk. Su objetivo es que la muerte sea opcional. Buscan acelerar la evolución hacia una nueva especie posthumana que, al mismo tiempo, esté dotada de superpoderes y sea hiperlongeva.

Te sugerimos:

Palabras finales

¿Puede el Homo sapiens dar el salto a ser, finalmente, un Homo digitalis? Probablemente, sí, pero se necesita hacer una reconfiguración del pensamiento en una fusión tecnológica con el resto de la biología cognitiva. De momento, es muy pronto para hablar de cómo esta evolución incipiente afectará a la humanidad, pero lo que sí podemos decir es que a partir de nuestras vivencias en las pantallas estamos reconvirtiéndonos, al menos como personas.

Es cierto que con la desigualdad económica y social latente en algunos países del mundo no todos tienen acceso a ordenadores o internet, pero lo que se espera es que esta transformación sea imparable. Y llegará a cada región del planeta, así como sucedió con otros eventos históricos que han marcado el rumbo de la humanidad: la democracia, abolición de la esclavitud o la libertad de culto.

Finalmente, es innegablemente que ya hay una diferencia en la forma en como el cerebro percibe y procesa la información en la actualidad en comparación con años atrás donde no había tecnología. ¿Cuál es tu opinión acerca de este tema? ¿Crees que la humanidad cambiará para siempre con el Homo digitalis? ¿Llegará el fin de la vida útil del Homo sapiens?

Lecturas relacionadas: 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here